sábado, 24 de diciembre de 2011

Paz y Buena Voluntad


Hay un pasaje bíblico muy popular para esta época del año en que celebramos la Navidad que dice así:

«¡Gloria a Dios en las alturas
y en la tierra paz,
a los hombres de buena voluntad!». Lucas 2.14

En otras palabras, que a Dios, quien habita en lo alto, se le de la más alta honra, y que haya paz entre los hombres que sean buenos.  Es un mensaje con el que quiero felicitar muy sinceramente a todos mis lectores en esta Navidad y es un texto que es muy interesante revisar.

Esto fue declarado por todos los ángeles que acompañaron al primero de ellos, probablemente de más jerarquía, quien se le apareció a unos pastores cuando les anunció el nacimiento de Jesús.  Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y se les presentó un ángel del Señor y la gloria del Señor los rodeó de resplandor, y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo:- No temáis, porque yo os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto os servirá de señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios y decían: «¡Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! ». Lucas 2:8-14 RV95

Recuerdo que cuando empecé a leer la Biblia y llegué a este pasaje, el cual reconocí inmediatamente, que me llamó la atención que tenía una redacción diferente, como lo habrán podido notar en el fragmento anterior.  Aunque esto no tiene nada de extraordinario cuando se leen distintas versiones, lo que sí lo es, es que esa redacción conlleve un significado diferente, como es el caso.  En ese entonces leía la versión Reina Valera 1960, la más popular entonces, pero el versículo en cuestión era exactamente igual a la versión 1995 mostrada.

En estas versiones nuevamente se exalta la honra a Dios en lo alto, pero ahora la paz no se pide que la haya para los hombres buenos o de “buena voluntad”, sino que ésta se sume a la paz para que haya ambas entre los hombres, sin hacer ningún distingo entre éstos.

Investigando, no encontré ninguna versión, ni evangélica ni católica, ni en español ni en inglés (que son los idiomas que entiendo), que tuviera el pasaje como lo había oído antes de empezar a leer la Biblia.  Lo que encontré fue incluso una tercera versión:

«Gloria a Dios en las alturas,
      y en la tierra paz a los que gozan de su buena voluntad.» Lucas 2.14 NVI

Ahora, la honra a Dios sigue sin cambios, pero la “buena voluntad” ni califica a los hombres como dignos de recibir la paz porque son buenos, ni se agrega a la paz para que la tengan los hombres sin distingos, sino que califica a los hombres que reciban la paz como los que son dignos de gozar el tener la “buena voluntad” por parte de Dios.

Recapitulando, tenemos 3 opciones para el uso del concepto de “buena voluntad”:  1) Es un atributo de los hombres que reciban la paz.  2) Es un don que se ofrece a los hombres, adicional al de la paz.  3) Es un don de Dios a algunos de los hombres que los distingue para ser merecedores de la paz.


¿Porqué tal diversidad de lecturas?  Primero que nada es muy importante observar que esta es una situación muy rara en la Biblia, pues podemos encontrar que todas dicen lo mismo en casi un 100%.  Las mejores traducciones de la Biblia procuran apegarse lo más posible a los originales hebreos y griegos, y al mismo tiempo, comunicar de la forma más clara posible la Palabra de Dios en los idiomas en que se escriba.  Hay que aclarar también que los originales absolutos no existen o no han sido encontrados todavía, de manera que lo que tenemos son numerosos manuscritos muy antiguos y muy confiables (la Biblia es, con muchísimo, el libro antiguo con mayor soporte del mundo).

En este caso, muchos manuscritos contienen ἐν ἀνθρώποις εὐδοκία (en anqrwpoi" eudokia, “buena voluntad entre la gente”), en vez de ἐν ἀνθρώποις εὐδοκίας (en anqrwpoi" eudokia", “entre la gente con quien él se place”), que aparece en otros muy importantes.  Incluso hay algunos que muestran el texto griego genitivo (i.e. adjetivo) εὐδοκίας pero sin la preposición ἐν.  El idioma griego era muy preciso y estas diferencias implicaron todas esas lecturas.  Sin embargo, repito que la primera y más popular no la encontré en ninguna Biblia (si alguien lo hace, que por favor nos lo comparta en comentarios).  La segunda es bastante común, pero la tercera es la que se acepta como la más acertada.

En todo caso, Dios sí quiere que tengamos “buena voluntad”.  Servid de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres ... Efesios 6:7 RV95  Para que gocemos de la de Él.  No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2 RV95  Y así, también gocemos de su paz.  »La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. Juan 14.27 RV95


Así pues, les deseo que en esta Navidad y siempre, tengamos buena voluntad para aceptar Su Palabra, y Dios nos prodigue la paz y bendiciones que nos ofreció con la venida de Jesús Nuestro Señor.

Un abrazo de su amigo el Biblioguero.

-