lunes, 18 de julio de 2011

¿Cuál fue el famoso Pecado Original?


Amigos que gustan de temas relacionados al libro más importante del mundo, siguiendo un poco con el libro de Génesis, revisemos uno sobre otro origen, el del pecado en la humanidad o llamado "Pecado Original".

Lo que la mayoría supone sobre esto, yo mismo en el pasado, es que una serpiente tentó a Eva ofreciéndole una apetitosa manzanita de un árbol "del conocimiento" del cual Dios no quería que se comiera, Eva aceptó, comió de ella y se la ofreció a su vez a Adán, quien también comió de ella.  Dios se enojó mucho con ellos por desobedecerlo, los expulsó del Paraíso y nosotros terminamos cargando con su culpa.  En realidad las cosas no fueron tan simples como eso.

El capítulo 3 de Génesis, donde se encuentra este relato, es uno de los más importantes de la Biblia pues es fundamental para todo lo que sigue después, y sin él, poco de lo demás de la Escritura tendría sentido.  Entendiéndolo podemos explicarnos mejor cómo funciona el mundo (la gente), porqué tenemos tantos problemas, el dilema humano de cómo vivir y porqué necesitamos un Salvador.

Revisemos los textos de Génesis para entender la justa dimensión de lo que pasó.

El Paraíso Perdido


Cuando Dios completó su perfecta creación, no había:  Desorden y caos; discordia, conflictos, y luchas; dolor, deterioro y muerte.  Al contrario, recordemos que Dios se complació con todo lo que había hecho diciendo que "era bueno en gran manera" (Génesis 1.31).  Había orden y equilibrio; armonía, amor y abundancia; bienestar, belleza y vida; y lo más importante, convivencia directa con Dios, con toda la paz y gozo que eso implica.  Adán y Eva vivían en un mundo perfecto que ahora nosotros anhelamos.

El Adversario


Por otro lado, tenemos a "la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás" (Apocalipsis 12.9; הַשָׂטָן en hebreo 'ha-Satán', título - no nombre propio: "el Adversario").  “Así ha dicho Jehová, el Señor: »Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y de acabada hermosura. En Edén, en el huerto de Dios, estuviste. De toda piedra preciosa era tu vestidura ... Ezequiel 28.12b-13a RV95  Perfecto eras en todos tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se halló en ti maldad. Ezequiel 28.15 RV95  Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; Ezequiel 28.17a  ¡Cómo caíste del cielo, Lucero, hijo de la mañana! Derribado fuiste a tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: “Subiré al cielo. En lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono y en el monte del testimonio me sentaré, en los extremos del norte; sobre las alturas de las nubes subiré y seré semejante al Altísimo”. Mas tú derribado eres hasta el seol, a lo profundo de la fosa. Isaías 14.12-15 RV95

He aquí un ángel de los querubim, de los poderosos y bendecidos, el más grande y perfecto que había creado Dios en todos los sentidos, pero que ensoberbecido por ello, traicionó a Dios pretendiendo ser como Él, por lo que fue expulsado del cielo junto con la tercera parte de los ángeles con quienes pactó y cayeron con él (cf. Apocalipsis 12.4, Ezequiel 28.16 y 18).  Este personaje, lleno de envidia y odio contra Dios fue quien se propuso envenenar la relación del hombre con Dios.

El mandamiento de Dios a Adán


... y le dio este mandato: «Puedes comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirás.» Génesis 2.16-17 NVI   Dios el Señor hizo que creciera toda clase de árboles hermosos, los cuales daban frutos buenos y apetecibles. En medio del jardín hizo crecer el árbol de la vida y también el árbol del conocimiento del bien y del mal. Génesis 2.9 NVI  Éste es el único mandamiento restrictivo que Dios impuso sobre Adán, compensado amplísimamente con la posibilidad de comer de todos los demás árboles, incluso del de la vida y con la prevención de evitarle la muerte.

La mentira


La serpiente era el animal más astuto de todos los que Dios el Señor había creado. Así que le dijo a la mujer: «¿Así que Dios les ha dicho a ustedes que no coman de ningún árbol del huerto?» Génesis 3.1 RVC   Nótese cómo, con el tono de su pregunta busca sembrar duda, y distorsiona la Palabra de Dios al cambiar el mandamiento de no comer del árbol del bien y del mal con "de ningún árbol del huerto", exagerando al extremo la restricción impuesta.  Él ha sido homicida desde el principio y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, pues es mentiroso y padre de mentira. Juan 8.44b RV95

Astutamente, atacó a Eva “el vaso más frágil” (1a Pedro 3.7), cuando estaba sola y más vulnerable.  La mujer respondió a la serpiente: —Del fruto de los árboles del huerto podemos comer, pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: “No comeréis de él, ni lo tocaréis, para que no muráis”. Génesis 3.3 RV95  Eva defiende a Dios hasta cierto punto cuando responde que "de los árboles del huerto" pueden comer pero sin agregar que podían comer de TODOS tal como Dios lo indicó (salvo la excepción del árbol del conocimiento del bien y del mal, claro está).  Por otro lado, agrega algo que Dios no dijo, que era la restricción de TOCAR ese árbol, entrando en el juego de la exageración.  La serpiente ha logrado sembrar la duda en Eva.

Entonces la serpiente dijo a la mujer: —No moriréis. Pero Dios sabe que el día que comáis de él serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y el mal. Génesis 3.4-5 RV95  Satán contradice completamente a Dios, infiriendo que él es quien tiene la verdad por lo que Dios es un mentiroso y que, con su restricción, sólo busca proteger su posición sobre Adán y Eva, y así privarlos de un conocimiento que les daría una gran sabiduría, por lo que se podía concluir que su ÚNICA restricción no era legítima.  Vemos pues que Satán busca emular en Eva su misma aspiración de ser como Dios.  Su estrategia es presentar a Dios como mentiroso, malo y restrictivo con nuestras libertades, quitándonos la felicidad.  Su mensaje:  No te debas a Dios, sé completamente libre, vive como quieras, no hay leyes divinas ni autoridad a la cual sujetarte, y sobre todo, no hay juicio y por lo tanto muerte eterna.

"La sicología moderna, podemos oír al tentador decir, ha traído a la luz las profundidades recónditas del alma humana. Cada alma es algo muy tierno, y restringirla y fijarla por la imposición de una ley categórica es lastimarla. El alma debe ser libre de desarrollarse y expresarse por sí misma, y esto lo puede hacer sólo a través de la libertad y el amor. Estrecheces y restricciones, tales como las que impone la autoridad absoluta, tienen que ser abandonadas, para que pueda haber cualquier desarrollo de la personalidad. ¿Querrías perjudicar tu personalidad? Si es así, continua sometiéndote a Dios y Sus mandamientos. E. J. Young  Esta es una recomendación moderna afin a la respuesta de la serpiente y que suena tan convincente hoy día.

Le sugería a Eva que aspirara a lo que él no pudo, pero él sabía que Dios no tolera rivales.  ¡Yo, Jehová, este es mi nombre! A ningún otro daré mi gloria, ni a los ídolos mi alabanza. Isaías 42.8 RV95  Ser como Dios es la semilla de todas las falsas religiones.  Dios quiere que seamos semejantes a Él en cuanto a los atributos que nos puede comunicar (santidad, amor, misericordia, verdad y otros), pero no en los que son exclusivos de Él (su poder, soberanía y derecho de ser adorado).

El conocimiento del bien y del mal al que Satán nos hizo partícipes fue el experimental, no como el que Dios tenía.  Por ejemplo:  Un oncólogo conoce mejor que nadie al cáncer.  Un paciente de éste no lo conoce como el oncólogo, pero lo conoce experimentándolo, sufriéndolo y hasta muriendo.  Por eso no quería Dios que tuviéramos ese conocimiento.  Como también lo hace Satán, nos dio una media verdad, sí se nos abrieron los ojos al bien y al mal, pero no como Dios, sino que nos hizo experimentarlo en carne propia con todo lo que eso implica en nuestras vidas, nos hizo enfrentar un dilema que Adán y Eva no habían conocido, el de hacer la voluntad de Dios o la nuestra, y nos hizo mortales.  Hay camino que al hombre le parece derecho, pero es camino que lleva a la muerte. Proverbios 14.12 RV95

La seducción

Al ver la mujer que el árbol era bueno para comer, agradable a los ojos y deseable para alcanzar la sabiduría, ... Génesis 3.6a RV95  Cuando alguno es tentado no diga que es tentado de parte de Dios, porque Dios no puede ser tentado por el mal ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia pasión es atraído y seducido. Entonces la pasión, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Santiago 1.13-15 RV95  Al ver que "era bueno para comer" tuvo un apetito físico, el cual no se justificaba pues tenía suficiente comida de la mejor calidad a su alcance y ciertamente no tenía necesidad de saciar su hambre.  Al ver que era "agradable a los ojos" tuvo un apetito emocional, tampoco justificable pues la comida a su alcance no sólo era buena sino de árboles "hermosos" y frutos "apetecibles" (Génesis 2.9).  Finalmente, tuvo un apetito intelectual de alcanzar LA sabiduría, la de Dios, con la falsa promesa de ser como Él.  ... porque nada de lo que hay en el mundo —los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida— proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. 1a Juan 2.16-17 RV95

El pecado
... tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido, el cual comió al igual que ella. Génesis 3.6b RV95   Cuando el pecado penetra la mente, las emociones y la voluntad, siempre se manifiesta en acciones.  Eva, tal vez, viendo que no había caído muerta en ese mismo momento, le ofreció el fruto a Adán, quien no parece haber requerido mucho convencimiento.  Eva, habiendo sido benefactora de toda la provisión de Dios, debió haber defendido Su Nombre ante los insidiosos cuestionamientos de Satán y haberse abstenido de comer de ese fruto.  Pero fue débil y cayó en el engaño de Satán.  Sin embargo, el pecado de Adán fue mayor pues él fue quien recibió primero y directamente el mandato de Dios, y ni siquiera pasó por el engaño de Satán como Eva, por ello, a él se le adscribe la naturaleza caída del hombre en la Biblia.  Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Romanos 5.12 RV95

El Pecado Original

Este término, como tal, no existe en la Biblia, su origen se remonta a Ireneo de Lyon en el s.II D.C. en su lucha contra el Gnosticismo.  Sin embargo, es mucho más que una doctrina, es un hecho intrínseco de la naturaleza humana que ha ido empeorando progresivamente.  ... pero los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. 2a Timoteo 3.13 RV95  Posteriormente a lo relatado en Génesis 3, en Génesis 4 ocurre el primer asesinato, un caso de fratricidio de Caín contra Abel.  Génesis 4.19 contiene el primer caso de poligamia.  Ya para Génesis 6.5 NVI:  El Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que todos los planes y pensamientos de su corazón eran siempre los de hacer sólo el mal.

Hoy, más que nunca, el legado de Adán es patente en nuestra cultura de desinterés, desdén y hasta irreverencia hacia Dios y todo lo que tenga que ver con Él, en el encumbramiento del hombre independiente de Dios y en la exaltación de la libertad como el valor supremo.

En todo caso, esto no acabó aquí, pues inmediatamente después vino la primera promesa de redención en Génesis 3.15 y después en innumerables profecías sobre quien vencería al Adversario, que sería el Ungido, el Mesías, el Cristo.

Los saluda el Biblioguero.

-