lunes, 2 de abril de 2012

Porqué es creíble la Biblia - Parte 2


La Biblia, como el libro de mayor influencia en la cultura del mundo a través de los siglos, ha sido atacada y se ha intentado desacreditar constantemente.  A veces es porque su mensaje le parece odioso a mucha gente, pues todo aquel que hace lo malo detesta la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean puestas al descubierto. Juan 3.20 RV95  Y a veces es porque no se la conoce realmente y se cree en señalamientos falsos, tontos (por decir lo menos), y/o malintencionados (provenientes de quienes les parece odiosa).  Por esto mismo, poned toda diligencia en añadir a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento ... 2a Pedro 1.5 RV95

En la entrada anterior (Porqué es creíble la Biblia - Parte 1) vimos porqué, contrariamente a quienes aducen en forma muy ignorante que la Biblia de hoy día es producto de modificaciones hechas "a modo" de intereses de poderosos, ésta es absolutamente confiable en el sentido de que la que podemos leer hoy día es prácticamente la misma según la escribieron sus autores hace miles de años.

Sin embargo, aún creyendo que la Biblia que podemos tener en nuestras manos es un documento legítimo, podemos seguir pensando que lo que dice es mítico y no válido.  ¿Cómo sabemos que los hechos que se narran ocurrieron realmente?  ¿Cómo creer en relatos de hechos sobrenaturales e inexplicables para la ciencia?  ¿Cómo interpretar sus profecías?  ¿Es verdad que está llena de contradicciones?  ¿Porqué considerarla como la fuente en la cual podemos encontrar las normas para nuestra vida?  Veamos respuestas a estas preguntas tan amplias en la manera resumida de este 'blog'.

Los hechos narrados fueron reales

Dejemos por el momento para un poco más adelante los hechos inexplicables para la ciencia; además de éstos, la Biblia tiene una muy clara y detallada narrativa cronológica en la que nos expone muchos hechos históricos sobre Israel y Jesús.  La principal historia que encontramos es la de Dios y los creyentes, pero también encontramos historia política sobre pueblos y hombres destacados, genealogías y sucesiones de eventos.

En el Antiguo Testamento, sabemos sobre Israel su origen en un caldeo, Abraham; la saga de su familia; su llegada a Egipto, su vida ahí conformándose como un pueblo y su éxodo; la conquista de Canaan; el gobierno de los Jueces y el de los Reyes; la separación del reino del Norte; la caída de tal reino y el exilio de Judá, el del Sur, hasta el regreso de éste a Jerusalén.

En el Nuevo Testamento, sabemos sobre Jesús su concepción y nacimiento, muy poco de su niñez y aún menos de su vida posterior hasta antes del inicio de su ministerio, el cual sí se cubre ampliamente, así como su muerte y resurrección; también sabemos de la formación de la iglesia a través del ministerio de los apóstoles.

Hay quienes suponen que fuera de enseñanzas teológicas, poco o nada de la Biblia es creíble e incluso aseveran que la arqueología niega lo que ésta dice.  Pero la realidad es que, aunque no podemos esperar que la arqueología pruebe que la Biblia sea la Palabra de Dios, pues su propósito es simplemente descubrir evidencias del pasado, lo que se ha llegado a descubrir no refuta lo que ésta dice.  Al contrario, aparte de los manuscritos antiguos mencionados en la entrada anterior, se han corroborado nombres, genealogías, menciones de reyes y ciudades, descripciones geográficas, costumbres, etc.  Ciertamente no hay una armonización total de los hallazgos arqueológicos y la Biblia, pero ninguna discrepancia parece insoluble ni incuestionablemente prueba que la Biblia está equivocada.

Jesús sí existió

Hablando del Nuevo Testamento, es común oír que Jesús realmente no existió, que fue un ser mítico basado en otras culturas, o que sí existió pero fue mas bien un ser humano relativamente ordinario.  Independientemente de lo que se quiera creer de Jesús, las evidencias de su historicidad son muy claras.  Para empezar, los mismos relatos de la Biblia no tienen porque desecharse como documentos históricos, pues la información que suministra es mucho más abundante y directa que la que hay sobre otros personajes de la historia cuya existencia no se cuestiona; pues fue escrita por testigos presenciales o allegados a ellos.  Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis ... Juan 19.35 RV95

Además, encontramos diversas menciones de Jesús como alguien real, de personajes casi contemporáneos a Él, que no eran creyentes e incluso eran hasta antagónicos, tales como Cornelio Tácito, llamado el historiador más grande de la Roma antigua; Luciano de Samosata, griego que satirizaba al cristianismo; Suetonio, otro historiador romano; Plinio el Jóven, un gobernante; Talos, un escritor; Flegón, autoridad secular; y Mara Bar-Serapio, filósofo.  También encontramos referencias judías sobre Él en el Talmud y del historiador Josefo.  Y, por supuesto, también de creyentes fuera del Nuevo Testamento, como los obispos Clemente de Roma e Ignacio de Antioquía; Quadrato, discípulo de los apóstoles; y los apologistas Arístides y Justino Mártir.  Todavía hay otras fuentes adicionales, que junto con las anteriores no dejan duda de la existencia de Jesús; del lugar y tiempo de su vida (Palestina en el s. I); el involucramiento del liderazgo judío en su muerte; su crucifixión por los romanos bajo el gobierno de Poncio Pilato; y su ministerio asociado con maravillas (o brujerías según sus opositores).

Qué acerca de lo que no podemos explicarnos

El Mar Rojo se abre para que lo cruce el pueblo de Israel
guiado por Dios en una columna de fuego (Éxodo 14).

Llegamos a un punto más crítico, pues podemos aceptar que la Biblia sea un documento legítimo y que narra hechos históricos, pero nuestras dudas pueden crecer cuando nos topamos con los relatos del Génesis, del Diluvio, del Éxodo, del nacimiento virginal de Jesús, de sus milagros y de su resurrección, por mencionar algo de lo más relevante.

Sobre el Génesis escribo ampliamente en la serie de entradas Creación o Evolución y en Dios no es necesario, según Stephen Hawking, en la que podemos ver que las teorías de la ciencia, lejos de ser más creíbles, "estiran" increíblemente sus supuestos y terminan demandando muchísima imaginación; de tal manera que la creencia en un Dios creador, resulta no sólo más deseable sino también incluso más natural.

Ha habido esfuerzos por comprobar algunos de estos hechos, como experimentos que recrean como un viento tal como lo describe la Biblia, pudo abrir las aguas del Mar Rojo según describe el Éxodo (ver referencia), y que la topografía en su fondo marino en un punto facilitó su cruce por Israel (ver referencia); que en las ruinas descubiertas de Sodoma y Gomorra (ver referencia), efectivamente muestran una destrucción total y que el suelo tiene un alto contenido de asfalto, como podría esperarse por haber sido quemado - Entonces Jehová hizo llover desde los cielos azufre y fuego sobre Sodoma y sobre Gomorra ... Génesis 19.24 RV95; descubrimientos peculiares como que las murallas de Jericó fueron derribadas de dentro de esa ciudad hacia afuera, contrario a la lógica que fueron derribadas desde fuera por sus atacantes (ver referencia); y otros ejemplos más.

Modelo computarizado de la separación de las placas tectónicas a 25 días de iniciado el evento catastrófico

El caso del Diluvio es especialmente llamativo.  Para empezar, llama la atención que hay relatos similares de los sumerios, babilonios, griegos, hindúes, chinos, mayas, algonquinos (aborígenes de Norte América) y hawaianos, si bien, tras conocerlos, podríamos ver que el relato más creíble es el de la Biblia.  Contraria a la teoría de efectos lentísimos como la formación del Gran Cañón del Colorado a lo largo de millones de años, se cree que muchos fenómenos como ese se pueden explicar por causas catastróficas y muy rápidas.  Una explicación muy interesante expone que, siguiendo lo escrito en Génesis, los continentes estaban efectivamente conformados en uno solo (Génesis 1.9-10), como el llamado Pangea; un evento catastrófico desató que se quebrara la superficie de la Tierra y se formaran las placas tectónicas terrestres y marítimas; al salir el magma ardiente por las grietas de esas placas, las aguas del mar hirvieron y se formaron masivas nubes que posteriormente diluviaron inundando toda la Tierra - ... fueron rotas todas las fuentes del gran abismo y abiertas las cataratas de los cielos ... Génesis 7.11b RV95, y matando a todos los seres vivos terrestres - Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió. Génesis 7.22 RV95 (ver referencia).  A continuación tengamos una nota de humor sobre esto.


En todo caso, aunque podemos encontrar sustentos viables e interesantes para muchos hechos difíciles de explicar en la Biblia, no podemos atenernos completamente a ellos ni tampoco puede sustentarse todo.  ¿Cómo explicar el nacimiento virginal de Jesús o su resurrección?  ¿Cómo explicar milagros de Jesús como la multiplicación de los panes, que caminara sobre el agua o calmara una tormenta con una orden?  Aquí la premisa es que si Dios pudo ser capaz de crear todo lo que existe, también puede ser capaz de alterar el funcionamiento de su creación según su voluntad.  ¿Cómo lo hace?  Puede ser que, conociendo intrínsecamente cómo funciona todo hasta en sus mínimas partes, haga que las cosas sucedan según sus designios y, si nosotros tuviéramos tal conocimiento podríamos explicárnoslo científicamente.  O, con un enfoque más místico, así como creó todo con el poder de su voluntad y su palabra, así decretó que sucedieran tales milagros.  Por la fe comprendemos que el universo fue hecho por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Hebreos 11.3 RV95  Después de todo, estamos hablando de Dios, ¿porqué no podría ser capaz de hacer lo que Él quiera?  Él les dijo: —Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Lucas 18.27 RV95  Creo, que ya sea que nos toque en su segunda venida o cuando nos encontremos con Él al final de nuestros días, en el futuro nos será muy posible entender esto que nos es inexplicable; de la misma forma como Dios quiso revelarnos el Evangelio de salvación y de aclarar a todos cuál sea el plan del misterio escondido desde los siglos en Dios, el creador de todas las cosas ... Efesios 3.9 RV95


Una reflexión adicional.  Además de los relatos de la Biblia sobre eventos sobrenaturales, lo inexplicable está lejos de limitarse a ésta.  Hay muchos grandes misterios en el mundo sobre los cuales también se buscan sustentos viables e interesantes pero que no terminan de explicarlos.  Algunos de ellos son muy antiguos como muchos temas alrededor de las Pirámides de Giza, las líneas de Nazca, u otros modernos como la gran mayoría de los extraños e intrincados patrones circulares y simbólicos en los cultivos en Inglaterra y otras partes del mundo.  Pero hay un Dios en los cielos que revela los misterios ... Daniel 2.28a RV95  Yo soy de la idea de que podemos encontrar indicios de esto en la Biblia, y que al final, veremos que lo relativo a eso no rebate la Biblia sino que la confirmará (tema de otra entrada).

Las profecías


Entendiéndolas como historia escrita por adelantado, la Biblia contiene más de mil predicciones.  Muchas ya se han cumplido en detalle según está registrado en ella misma, especialmente las referentes a la primera venida de Cristo (su nacimiento, vida, muerte, resurrección, etc., etc. - unos muy pocos ejems. Génesis 3, Salmos 22 y 69, Isaías 53); para otras su cumplimiento está verificado en la historia; y muchas otras están en proceso de cumplirse o están todavía por hacerlo, las cuales son las relativas a los llamados "últimos tiempos".

Hay profecías, algunas condicionales, que tienen el propósito de prometer bendiciones al obedecer a Dios, o sufrir las consecuencias de no hacerlo (ejem. Deuteronomio 28).  Vale la pena comentar que la gran mayoría de las veces, ese "sufrir las consecuencias" es que el mal trae su propio mal, sin que Dios mismo tenga que intervenir con un castigo divino.  Pero ustedes no me han hecho caso, sino que han despertado mi enojo con sus malas obras, para su propio mal. Jeremías 25.7 RVC).  Así pues, vemos como muchas naciones prominentes cayeron para no levantarse nunca más; y así mismo, como el pueblo judío ha sobrevivido siglo tras siglo, a pesar de tantas persecuciones hasta llegar a conformarse nuevamente como una nación tras casi 2000 años (ejem. Ezequiel 37); no sin antes también, ciertamente, pagar las consecuencias de desviarse de la voluntad de Dios.

Las profecías que ahora llaman más la atención son las de los "últimos tiempos".  Hay varias de ellas cuyo cumplimiento parece indicar que nos estamos acercando a ellos, notablemente las relacionadas al restablecimiento de la nación de Israel.  La Biblia misma nos dice que ... No menospreciéis las profecías. 1a Tesolonicences 5.20 RV95  El mensaje que Dios nos da es que "velemos" (Mateo 25). Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas cada día, guardando los postes de mis puertas ... Proverbios 8.34 RV95  Aunque mientras estamos a la expectativa de que algo suceda, debemos vivir nuestras vidas día a día.  Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. Mateo 6.34 RV60  Pero ... Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día amanezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones. 2a Pedro 1.19 RV95  Así que haremos bien en tenerla presente y estar alertas, pues Dios sabe porqué así nos quiere, pues también se cuida de no darnos demasiados detalles, como del evento profetizado más importante, que es la segunda venida de Cristo.  »Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Marcos 13.32 RV95


Hasta aquí, hemos tratado sobre la legitimidad de la Biblia y sobre la credibilidad de sus relatos; en la próxima parte (ver entrada Porqué es creíble la Biblia - Parte 3), trataremos sobre las preguntas planteadas no respondidas ahora, sobre la credibilidad de su mensaje.

Hasta entonces los saluda su amigo el Biblioguero.

-