domingo, 23 de diciembre de 2012

Oración para esta Navidad


En los próximos días celebraremos una vez más la Navidad, fecha que cada año marca una acostumbrada temporada de buenos sentimientos, de vacaciones, de compras y de regalos.  El día de Navidad celebra el aniversario del nacimiento de Jesucristo en la Tierra, pero esto es algo que va pasando cada vez más a segundo plano.  Es interesante conocer de dónde viene realmente esta celebración y a dónde va evolucionando.

A propósito de esto, ... (continuar leyendo)

Diciembre 2012


Y como está ocurriendo con mayor frecuencia, sigue la tendencia en Estados Unidos, donde se establecen las tendencias de la cultura del mundo, en diversas instancias en las que se refuerza remover a Cristo de la Navidad.  En Nueva York, en Times Square, la que es tal vez la intersección de calles más famosa del mundo, American Atheists colocó un anuncio espectacular que dice "Keep the Merry! Dump the Myth!" ("¡Quédate con el Feliz! ¡Tira el Mito!"), con el que quiere transmitir la idea de disfrutar la Navidad, pero desechar a Cristo.  Aunque esto ha estado sucediendo cada vez más en las últimas décadas, al igual que con otros temas, esta intención se esta manifestando de forma muy abierta.

Así que, invito a los que consciente o inconscientemente puedan estar cayendo en esta tendencia, a lo siguiente:

Para leerlo en la cena de Navidad
Una vez más, como cada año, estamos reunidos con el ánimo de disfrutar una noche festiva en familia (y con queridos amigos).  Con la intención de pasar una noche muy contentos en la que compartamos abundante y deliciosa comida, brindemos gozosos, escuchemos música alegre, e intercambiemos regalos, risas y abrazos. 
Esta preciosa oportunidad de convivencia tiene lugar en la celebración de la Navidad, la que vivimos como una temporada en la que los hogares, las tiendas y muchas partes de nuestra ciudad se engalanan con muy bellas ornamentaciones, entre las que sobresalen los pinos con sus esferas, las flores de nochebuena y la iluminación con motivos invernales; y en las que encontramos a muy queridos y simpáticos personajes como Santa Claus, a muńecos de nieve y a renos. 
En esta temporada también podemos divertirnos en posadas, con piñatas y con cohetones.  Niños, jóvenes y adultos pasamos momentos muy contentos por igual.  Y no podemos ignorar que para algunos son tiempos de aguinaldos o de mayores ventas, ... y para la mayoría, de mayores gastos. 
Dicho eso, se considera que lo más importante es que vivimos lo que se le llama el "Espíritu de la Navidad", con el cual deben reinar sentimientos de amor y felicidad, lo que es sin duda muy loable y deseable.  Pero debemos tener presente a quien es la fuente de todo lo bueno que nos da paz y gozo en este mundo, de lo que es tan entrañable y esperado de esta época del año, a Dios Nuestro Señor, pues Él es nuestro Creador así como nuestro Padre. 
Navidad viene de natividad, que a su vez se refiere al nacimiento del Salvador Elegido, que es lo que significa el nombre Jesucristo.  El que en estas fechas se le llama El Niño Dios, quien es el que aunque también murió después en una cruz, resucitó para reinar a la diestra de Dios Nuestro Padre, y volverá a vencer al mal y a juzgar a vivos y muertos. 
Si crees en Él, entenderás que Él es el principal motivo de estas celebraciones, y que aunque la fecha tal vez no sea en la que realmente nació, no tiene mucha relevancia pues lo importante es tenerlo siempre presente. 
Si no crees en Él, o tienes dudas, te invito a que en esta Navidad agregues a los sentimientos que vivas en ella los siguientes:  Arrepentimiento de tus faltas y defectos, no sólo con pena sino con intención de cambio; si es necesario pedirle perdón a alguien o a Dios mismo, hacerlo de forma sincera y humilde; si es necesario perdonar a alguien, hacerlo de corazón, quitando la amargura y resentimiento que sólo emponzoñan y hacen agria la vida de uno mismo y de los demás; ser menos egoístas, pensando en los demás, pero sobre todo actuando más, mucho más, por ellos; evitar la soberbia y las vanas contiendas; y sobre todas las cosas, buscar conocer más a Dios y cómo, en su voluntad, quiere bendecir nuestras vidas.  Él quiere estar a nuestro lado en todo eso, y vaya que lo necesitamos pues hacerlo solos nos cuesta demasiado. 
  En este Diciembre 2012, en este mundo que no se acabó porqué es Dios el Creador quien dispone de él y nadie más, que disfrutemos de una muy Feliz Navidad, celebración de la venida al mundo de Jesús el Cristo.

Su amigo el Biblioguero.

-