domingo, 4 de diciembre de 2011

El Nuevo Orden Mundial y el Apocalipsis - Parte 2


En la entrada anterior empezamos a adentrarnos en lo que es "El Nuevo Orden Mundial" (ver entrada El Nuevo Orden Mundial y el Apocalipsis - Parte 1).  Ahora veremos cómo se relaciona esto con el Apocalipsis, entendiéndolo en esta entrada como tanto lo revelado en las profecías de ese libro como las relacionadas en otros de la Biblia.

En un repaso brevísimo, lo que vimos es que estamos en un proceso de integración entre las naciones cuyos frutos no son los supuestamente buscados de mayor paz y progreso, sino de concentración de riquezas y poder de una élite, con una consecuente mayor desigualdad entre la población, así como degradación de su salud y valores morales.

Hablando sobre el Apocalipsis, la idea general de que se trata sobre "el fin del mundo" es, en parte, correcta pues sí implica un periodo terrible como nunca lo ha habido y el fin del mundo como lo conocemos.  Sin embargo, al final no habrá una destrucción total sino, al contrario, el inicio de una nueva era con Cristo (ver entrada Los últimos tiempos no son según Hollywood).

En todo caso, hay una serie de profecías que describen una serie de señales que nos muestran que nos vamos acercando a esos tiempos.  Estas señales son de diversa índole; algunas tienen que ver con fenómenos de la naturaleza o de la sociedad; otras son espirituales, tanto negativas como positivas; muchas son sobre Israel; y otras sobre política mundial, que son las que revisaremos en este tema.

Grandes imperios en la Biblia

A lo largo de la historia del mundo ha habido muchos grandes imperios en diversas partes del mundo.  Unos relativamente efímeros y otros que perduraron por siglos.  En la Biblia se mencionan los que son relevantes para el pueblo de Israel.

En primer lugar tenemos a Egipto, el cual fue el poder dominante desde los tiempos de Abraham (cf. Génesis 12.10), de los de su descendiente José (cf. Génesis 41.57), durante la opresión del pueblo de Israel según se narra en el libro de Éxodo, hasta la aparición del imperio de Asiria que los dominó, así como a el reino de las 10 tribus de Israel del norte, las cuales fueron dispersadas desde entonces.  ... hasta que Jehová quitó a Israel de delante de su rostro, como él lo había dicho por medio de todos los profetas sus siervos; e Israel fue llevado cautivo de su tierra a Asiria, hasta hoy. 2a Reyes 17.23 RV95


Luego vienen los 4 imperios mencionados en las profecías de Daniel (según se ilustran en la imagen superior, cf. Daniel 2.31-45):  1. El de Babilonia, que conquistó el reino de Judá y exilió a la mayoría de los de las 2 tribus restantes (Judá y Benjamín).  Contado todo Israel por sus genealogías, fueron escritos en el libro de los reyes de Israel. Y los de Judá fueron transportados a Babilonia por su rebelión. 1a Crónicas 9.1 RV95  2. El de Media y Persia, con quienes los judíos volvieron a su tierra.  Porque siervos somos; mas en nuestra servidumbre no nos ha desamparado nuestro Dios, sino que inclinó sobre nosotros su misericordia delante de los reyes de Persia, para que se nos diese vida para levantar la casa de nuestro Dios y restaurar sus ruinas, y darnos protección en Judá y en Jerusalén. Esdras 9.9 RV95  3. El de Grecia, que tras la conquista de Persia por Alejandro Magno, automáticamente lo hizo de Israel.   Antíoco Epífanes fue un sucesor de uno de sus generales y decretó ... que se contaminase el santuario y el pueblo santo; que se edificasen altares y santuarios e ídolos y se sacrificasen puercos y animales impuros; 1a Macabeos 1.48-50 NC  4. Y el de Roma, que dominó desde antes de los tiempos de Jesús, destruyó Jerusalén en el año 70 D.C. y sojuzgó a los cristianos hasta el reinado de Constantino.

Desde que Jerusalén fue destruida, el pueblo de Israel no se formó como una nación y ocupó oficialmente su tierra hasta el año 1948.  Así pues llevamos 6 imperios que la ocuparon.

La bestia del Apocalipsis


En el libro de Apocalipsis se menciona a una bestia con 7 cabezas, 5 de las cuales representan a los primeros 5 imperios mencionados anteriormente (Egipto, Asiria, Babilonia, Media-Persia y Grecia), la sexta era Roma que aún dominaba en los tiempos del Apóstol Juan, quien escribió el libro, y la séptima está por venir.  El ángel me dijo: «¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer y de la bestia que la lleva, la cual tiene siete cabezas y diez cuernos. La bestia que has visto era y no es, y está para subir del abismo e ir a perdición. Los habitantes de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será. »Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes sobre los cuales se sienta la mujer, y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es y el otro aún no ha venido, y cuando venga deberá durar breve tiempo. La bestia que era y no es, es también el octavo, y es uno de los siete y va a la perdición. Los diez cuernos que has visto son diez reyes que aún no han recibido reino; pero recibirán autoridad como reyes por una hora, juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito: entregarán su poder y autoridad a la bestia. Apocalipsis 17.7-14 RV95  La mujer mencionada es la nueva Babilonia, pero es secundaria por el momento.  La bestia que surge del abismo (donde están presos los ángeles caídos) que era, porque habitó en el mundo en el pasado, ya no es porque ya no lo hace, y será porque regresará, es el Anticristo, quien recibirá el poder absoluto del nuevo imperio, como lo apreciamos al final del pasaje anterior y como vemos a continuación.  Se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación. Apocalipsis 13.7 RV95  Que además ejercerá económicamente.  Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente, y que ninguno pudiera comprar ni vender, sino el que tuviera la marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre. Apocalipsis 13.17-17 RV95

El Anticristo


Vemos claramente que habrá de conformarse un nuevo imperio de alcance global encabezado por el Anticristo.  Detengámonos un poco en esta figura.  Para empezar, entendamos el término Anticristo.  La acepción común es que es opuesto a Cristo, la cual es válida tanto etimológicamente como lo será en la realidad.  Aunque cada día crece más la desestimación de Cristo en la cultura popular, todavía se antoja muy difícil que surja un líder de alcance mundial que se declare abiertamente contra Cristo.  Sin embargo, el prefijo "anti" en griego también significa "en lugar de", lo que le da un giro muy interesante al término, pues tal líder podría proclamarse como el mesías que tuviera la capacidad de salvar al mundo (recordando además que Cristo es el término griego de "mesías").

En un escenario de una crisis económica global con severas consecuencias para la mayoría de la población, en la que los políticos actuales además de incompetentes no tuvieran la autoridad y el liderazgo para conducir al mundo a una solución, y complicáramos el escenario con conflictos en el medio oriente, tal como está ocurriendo, el surgimiento de alguien que pareciera que tiene tanto la claridad de pensamiento para llevarnos a una solución, como la personalidad y el carisma que nos atraigan como líder, sería el posible Anticristo.  Tal figura no sería inicialmente siniestra, sino todo lo contrario.

Podemos pensar que, tal como parece que muchas veces es tan complicado que se lleguen a acuerdos internacionales, la integración mundial es imposible.  Sin embargo, ésta ni será igual de fuerte en todas partes del mundo ni será perfecta.  Sobre esto, el libro de Daniel dice:  »Lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; pero habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste el hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, este reino será en parte fuerte y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro, así se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro. Daniel 2.41-43 RV95

Conclusión

Escribí esta entrada porque creo que vivimos tiempos cada vez más difíciles.  ¿Porqué preocuparnos con esto?  Porque creo que es mejor estar informado, alerta y preparado.  »Yo os envío como a ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como serpientes y sencillos como palomas. Mateo 10.16 RV95  Sobre todo dirijo esto a los que no hayan tomado una decisión por Cristo, quienes son más vulnerables de lo que puede venir.

Pero ante todo entended que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada ... 2a Pedro 1.20 RV95  Así pues, las interpretaciones de las profecías que comparto con ustedes no son meras opiniones personales.  Como en todo lo que tengo el gusto de escribirles, procuro investigar lo más a fondo posible sobre el tema y tratando de verificar que las fuentes sean serias, confiables y sobre todo apegadas a la Palabra de Dios.  No obstante, el estudio de las profecías y la escatología (el estudio de los últimos tiempos) es un campo muy difícil, del cual estoy lejos de ser un experto, y sobre el cual no puede haber certidumbre absoluta, la cual sólo la tendremos cuando nos toque vivir esos tiempos.


Finalmente, recordemos que en los planes de Dios siempre prevalecerá Él, tal como Daniel lo profetizó como conclusión de todo esto.  En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre ... Daniel 2.44 RV95

Que Dios los bendiga, les desea su amigo el Biblioguero.

-