domingo, 8 de enero de 2012

¿Qué si las perspectivas son negativas?


Mi querida esposa me comentó que la entrada anterior le parecía demasiado negativa (Lo que debemos esperar en el 2012), por lo que la releí detenidamente y propició que escribiera sobre el tema de esta entrada.

Comentarios


A propósito, quiero invitarlos expresamente a que me compartan sus comentarios sobre lo que escribo.  Aunque me parece que la forma de incluir éstos en la plataforma de Blogger podría ser más sencilla, les agradeceré mucho el esfuerzo, pues la retroalimentación es siempre muy necesaria y la idea de este 'blog', como la planteé en la primer entrada (Empezando a "biblioguear"), es tener conversaciones con mis lectores, y una forma de hacerlo es atender sus comentarios, cuestionamientos o dudas.

Perspectivas negativas


En el caso de las perspectivas que podemos prever para el 2012 mencionadas en la entrada Lo que debemos esperar en el 2012, son desafortunadamente muy probables.  Es un hecho que los desastres naturales han estado a la alza, que los conflictos en el Medio Oriente han estado a la orden del día y que es una zona del mundo con muy alta volatilidad en el que las grandes potencias militares podrían involucrarse, y qué decir de augurios ominosos sobre la alta posibilidad de que la crisis europea estalle y provoque una gran depresión económica global.  Como lo he mencionado en otras ocasiones, procuro que lo que incluya en este 'blog' tenga el mayor sustento posible, por lo que estas perspectivas no son presentadas a la ligera.

Ciertamente, también es posible que el 2012 sea relativamente benévolo en cuanto a desastres naturales, que en Medio Oriente no pase mayor cosa de implicaciones mundiales y que la crisis financiera europea sea contenida.  Por mi parte, espero muy sinceramente que así sea.

Sin embargo, sólo estamos hablando de unos cuantos temas en el mundo y cada uno de nosotros tenemos otros con implicaciones más directas.  Los pasos del hombre los dirige el Señor. ¿Cómo puede el hombre entender su propio camino? Proverbios 20.24 NVI  ¿Qué realmente pasará, cómo y cuándo?, no lo sabemos.  Aunque no debemos vivir paralizados por el temor, ¿debemos prestar atención a estas perspectivas?  Dos cosas te he pedido, no me las niegues antes que muera: Vanidad y mentira aparta de mí, y no me des pobreza ni riquezas, sino susténtame con el pan necesario, no sea que, una vez saciado, te niegue y diga: «¿Quién es Jehová?», o que, siendo pobre, robe y blasfeme contra el nombre de mi Dios. Proverbios 30.7 RV95  Creo que la respuesta es que sí, siempre y cuando sea con la perspectiva personal correcta como veremos más adelante, de manera que si tenemos la fortuna de vivir sin mayores problemas no nos olvidemos de Él, o que abrumados por ellos no Lo reneguemos.

Advertencias de perspectivas negativas en la Biblia

La Biblia es un libro muy amplio y rico que algunos quisieran que sólo tuviera frases dulces e inspiradoras como muchos libros de pensamientos.  Si bien Dios busca en nosotros cosas buenas.  Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5.22 RV95  Y de la Biblia se puede decir que Ella es mi consuelo en mi aflicción, porque tu dicho me ha vivificado. Salmos 119.50 RV95  También podemos encontrar palabras duras.  La palabra de Dios es viva, eficaz y más cortante que toda espada de dos filos: penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4.12 RV95

Muchas veces Dios se dirigió duramente contra los que desecharon su Palabra, desobedeciéndolo y perdiendo su bendición.  En la Biblia encontramos que Dios quería cosas buenas.  Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías 29.11 RV95  Pero también advertía sobre las consecuencias de no seguirlo.  »Pero debes saber que, si no obedeces al Señor tu Dios ni cumples fielmente todos sus mandamientos y preceptos que hoy te ordeno, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas maldiciones ...  Deuteronomio 28.15 RV95


Estas advertencias preveían perspectivas bastante negativas.  Esto lo podemos ver en el Antiguo Testamento desde el libro de Génesis, en el de Éxodo contra el pueblo de Israel que se rebelaba aún mientras era liberado de Egipto, las mencionadas maldiciones del libro de Deuteronomio (ciertamente precedidas con las alternativas bendiciones), numerosas veces advirtiendo tanto a los reyes como a los pueblos de Israel y Judá contra prácticas perversas e idólatras.  Prácticamente todos los profetas advirtieron oportunamente sobre esas, llamémoslas ahora así, perspectivas negativas.  Destacan los profetas Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel, tanto por la extensión como por la relevancia de sus libros y correspondientes profecías.  ¿Qué pasó?  Que no sólo fueron ignorados por la gran mayoría, sino que fueron incluso muertos por lo que dijeron (cf. Hebreos 11.37), y que se cumplió lo que advirtieron:  Los reinos del norte de Israel fueron destruidos por Asiria y el pueblo de Judá fue desterrado por Babilonia.

En el Nuevo Testamento volvemos a encontrar estas advertencias de Jesús mismo, en las diversas cartas o epístolas y, claro está, en el libro de Apocalipsis.

Por muy diversas razones que hemos cubierto en varias entradas anteriores y sobre las cuales seguiremos hablando, ya que este 'blog' trata sobre el mundo, además de la Biblia, no podemos decir que la tendencia que sigue éste sea buena.  Así pues, no es de extrañar que sus perspectivas sean negativas.  Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. Juan 12.31 RV95  Por ello, busco concientizar sobre esto a mis lectores, retransmitir esas advertencias, pero debiendo tener cuidado en hacerlo también con las grandes promesas de bendición que nos ofrece Dios Nuestro Señor.

Las perspectivas para nosotros


Espero amigos míos, que con esto explique el porqué de mostrar perspectivas negativas.  Al final, la idea es que no tenemos porque compartir las consecuencias finales de la tendencia del mundo.  Inevitablemente nos afectarán los males que viva el mundo según ocurran.  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16.33 RV95  Vemos que caminamos por este mundo guiados y alentados por Él.  Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmos 23.4 RV95

¿Qué hacer?  Jesús nos lo responde con 2 parábolas, la de las diez vírgenes y la muy popular de los talentos (cf. Mateo 25.1-13 y 14-30).  En resumidas cuentas, vivir manteniendo Su Espíritu vivo en nosotros, conociéndolo cada vez más, creyendo en su Palabra y conformándonos a su voluntad.  Así mismo, aprovechando los talentos con que nos bendijo para que sean útiles para su voluntad.  Si hacemos esto, podemos y debemos vivir nuestras vidas con paz y gozo.  Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros. 2a Corintios 13.11 RV95

¡Vivamos contentos y cuidados por Dios Nuestro Señor!

Su amigo el Biblioguero.

-