domingo, 20 de mayo de 2012

Felizmente casado


Hoy cumplo un año más de casado y quiero dedicarle esta entrada a mi esposa, hablando sobre el matrimonio.  ¿Qué dice la Biblia sobre él?  ¿Cómo lo piensa Dios?  ¿Qué bendiciones nos provee con él?  ¿Qué alternativas hay?  Veamos un poco de todo esto ahora.

El matrimonio

Como siempre, vale la pena conocer la raíz de la palabra.  En español, viene del latín, ya sea 'matris munium' que significa "el cuidado de la madre" (a los hijos), o 'matreum muniens' que significa "protección a la madre" (por parte del padre).  En inglés 'marriage' viene del latín 'marītāre' que significa proveer cónyuge.  Es claro, por estas etimologías, que la institución del matrimonio está claramente ligada a la de la familia, sobre lo cual trataremos un poco más adelante.

Nuestra relación con Dios es la más importante.  Jesús le dijo: —“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. Este es el primero y grande mandamiento. Mateo 22.37-38 RV95  En lo personal, dicho lo anterior, creo que después de Dios en mi vida, el lugar más importante lo ocupa mi esposa.

Desde Génesis, Dios vio la necesidad de que el hombre de no estuviera solo.  Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.» Génesis 2.18 NVI  Como seres sociales que somos, por mucho que nos venga bien de vez en cuando unos momentos con nosotros mismos, tendemos a buscar compañía.  La familia y los amigos son definitivamente esenciales, pero cada uno toma tarde o temprano su camino y puede perderse cercanía y, lo más importante, no puede haber el grado de intimidad que sólo puede haber entre una pareja.  Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne. Génesis 2.24 RV95  Y esta intimidad es tan recóndita que Dios indica que "serán una sola carne".  En el contexto del uso de las palabras en la Biblia, lo anterior implica que serán como familiares.  Así pues, nuestro cónyuge, aún siendo ajeno a la sangre de nuestra familia, se llega a considerar ante Dios como de nuestra sangre.

Los hijos

Además, está la consecuencia de los hijos, pues ... Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos ... Génesis 1.28a RV95  Hay quienes desdeñan la función de procreación del matrimonio, y aunque el amor de la pareja es el fundamento de éste y cabe la posibilidad de la incapacidad fisiológica de procrear, el ver a los hijos como una molestia que es conveniente evitar, como lo hacen no muchas parejas pero sí cada vez en mayor número, es una posición egoísta.  Ciertamente, el costo de criar un hijo puede ser relativamente oneroso (desde unos US$16,500 para los muy pobres hasta más de $125,000 para la clase media), por lo que los que no tienen hijos pueden alcanzar un nivel de vida económicamente más alto y acomodado.  Pero aunque puedan ser una carga que a veces nos pese (y no sólo económicamente), ... Los hijos son un regalo del Señor; los frutos del vientre son nuestra recompensa. Los hijos que nos nacen en nuestra juventud son como flechas en manos de un guerrero. Salmos 127.3-4 NVI  Nosotros tenemos 2 hijos varones que, como matrimonio, consideramos el más grande regalo (y reto) que nos ha dado Dios.

El matrimonio en la Biblia

Pero aunque Dios dispuso que el hombre se uniera con una mujer, y así lo vemos en parejas como Adán y Eva, Abraham y Sara, Lot y su mujer, Isaac y Rebeca, Moisés y Séfora, Booz y Ruth, Zacarías y Elizabeth, José y María, Aquila y Priscila, etc.; vemos que Jacob procreó con 2 esposas y 2 concubinas, y que varios personajes tuvieron varias esposas como David y Salomón.  Debe reconocerse que en el Antiguo Testamento estaba prevista la poligamia.  Si toma para él otra mujer, no disminuirá su alimento, ni su vestido, ni el deber conyugal. Éxodo 21.10 RV95  »Si un hombre que tiene dos mujeres ama a una y a la otra no ... Deuteronomio 21.15a RV95  No obstante, hay que ver que en estos pasajes se traslucen problemas potenciales, como efectivamente los sufrió Jacob con conflictos entre sus esposas, y David con conflictos que se traspasaron entre sus hijos; de Salomón, con sus 700 esposas y 300 concubinas ya ni hablamos, las cuales fueron la causa de su apostasía (cf. 1a Reyes 11).  Recordemos que, a menudo, la Biblia no nos describe situaciones ideales, sino meramente como son y como somos (ver entrada El rechazo a lo religioso - Parte 2).

El divorcio y el volverse a casar


Y es que Dios, conociendo nuestra condición humana, prevé y permite escenarios como el divorcio y el volverse a casar, lo cual está permitido en el Judaísmo pues así lo establece la 'Torah' (nuestro Pentateuco).  »Cuando alguien toma una mujer y se casa con ella, si no le agrada por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, se la entregará en la mano y la despedirá de su casa. Deuteronomio 24.1 RV95  Sobre esto hay 2 escuelas de pensamiento:  La de Hillel que consideraba que el hombre podría pedir el divorcio por una gran variedad de razones que podrían ser tan simples como el quemar un guiso; y la de Shammai que consideraba que sólo podría ser por una razón realmente grave (en nuestra realidad, cada vez más se aplican los principios de la escuela de pensamiento de Hillel).  La tasa de divorcio entre los judíos es de alrededor del 30%.

La Iglesia Católica considera al matrimonio como un lazo indisoluble y no permite el divorcio, ofreciendo como una alternativa muy extraordinaria la disolución de éste; considerándolo pues, como si nunca hubiera existido, permitiendo posteriormente sin problema el volverse a casar.  Con todo y lo anterior, la tasa de divorcio entre los católicos es de un 21%, y lo que sucede es que aunque sí ha habido un incremento en anulaciones otorgadas, la gran mayoría de los divorciados no se toman la molestia de solicitarlo, y si se vuelven a casar lo hacen fuera de la iglesia, sin dejar de congregarse en ella.

Las iglesias protestantes, en general, sí permiten el divorcio, aunque dependiendo de su grado de liberalidad, procuran evitarlo.  Aún así, al permitirlo, inevitablemente la tasa de divorcios es penosamente entre el 21 y el 34%, siendo incluso más alto en las denominaciones más conservadoras.

En algunas estadísticas, el divorcio entre los que que no practican ninguna religión es de más de un 40%, pero en otras es menor al de cualquier denominación cristiana.  Lo anterior es sin duda curioso, y es una indudable manifestación de la mala calidad de la fe de la comunidad cristiana en general.  Por otro lado, falta completar la estadística con cuánta gente que no practica ninguna religión (o es atea o agnóstica), ni siquiera se está casando, por lo que ya no es necesario un divorcio tras una separación.

¿Qué es lo que se dice en el Nuevo Testamento sobre esto?  Le preguntaron: «Entonces, ¿por qué Moisés mandó darle a la esposa un certificado de divorcio y despedirla»? Él les respondió: «Moisés les permitió hacerlo porque ustedes tienen muy duro el corazón, pero al principio no fue así. Y yo les digo que, salvo por causa de fornicación, cualquiera que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio. Y el que se casa con la divorciada, también comete adulterio.» Mateo 19.7-9 RVC  Respondiendo Jesús, les dijo: —Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; pero al principio de la creación, hombre y mujer los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Marcos 10.5-9 RV95  Vemos que la disposición del divorcio es permitida por nuestra dureza o por la infidelidad, pero que no éste no es bueno y que el matrimonio debe realmente ser "hasta que la muerte nos separe".

Incluso, a pesar de las provisiones que lo contemplaban, desde el Antiguo Testamento se previene contra el divorcio.  Porque el Señor y Dios de Israel, el Señor de los ejércitos, claramente ha dicho que aborrece el divorcio y a quienes encubren su iniquidad. Tengan, pues, cuidado con su propio espíritu, y no sean desleales. Malaquías 2.16 NVI

El divorcio es uno de tantos males que crece en nuestra sociedad por la ausencia de Dios en nuestras vidas.  Así como la gente no se quiere comprometer con Dios y prefiere creer en alguna mezcla de filosofías que le acomodan (ver entrada Relativismo espiritual o verdad absoluta); tampoco quieren asumir compromisos realmente serios como lo es un matrimonio.  El problema mayor viene cuando hay hijos de por medio, pues el divorcio (o la separación en su caso), genera un gran descalabro económico al romperse una unidad familiar, pues los gastos se desconcentran, su multiplican y afectan a la parte que no tiene suficiente capacidad económica, usualmente la mujer, que al dedicarse a los hijos y al hogar no ha desarrollado su carrera laboral/profesional.  Pero el problema está lejos de limitarse a lo económico, además del trauma que puede haber tras un preámbulo de conflictos o peleas entre los padres, también viene el impacto de la falta de uno de los padres en la formación de los hijos.  Tengo claro que la parte que se queda con los hijos, muchas veces la madre, hace esfuerzos heroicos por sacarlos adelante, y que al final, pueden llegar a ser hombres y mujeres extraordinarios; pero también, es muy posible que se vean afectados por las carencias económicas y emocionales, pues no sólo falta uno de los padres, sino que el que queda, al forzarse más en su trabajo para criarlos, no puede prestarles el suficiente tiempo.  Incluso, lo más triste, es que lo hijos replican esta penosa situación, siendo más proclives a divorciarse cuando se casen.

La alternativa de no casarse, y sólo vivir juntos o "cohabitar", no sólo saca a Dios de la ecuación, sino que desvanece o desaparece el importantísimo factor compromiso, por lo que las separaciones son aún más frecuentes.  Difícilmente se puede establecer una relación DE VIDA con un enfoque de "probemos, veamos qué pasa y llevémosla fácil".

El amor

Se dice que en la antigüedad, el matrimonio no era por amor, pero éste siempre ha estado presente.  Lo vemos claramente en la relación de Abraham y Sara, Isaac y Rebeca, y Jacob y Raquel.  ¡Sea bendito tu manantial y alégrate con la mujer de tu juventud, cierva amada, graciosa gacela! Que sus caricias te satisfagan en todo tiempo y recréate siempre en su amor. Proverbios 5.18-19 RV95

En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes. No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición. En efecto, «el que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga. 1a Pedro 3.8-11 NVI  Este es el consejo que nos da el Nuevo Testamento, tras otros específicos para maridos y esposas (cf. 1a Pedro 1-7).


Como les dije, hoy festejo mi aniversario de bodas, 17 años ya que he vivido con una gran mujer que me ha acompañado en muchos momentos felices y plenos, pero también en muchos difíciles e inciertos.  Por supuesto que no ha sido perfecto y hemos tenido nuestras discusiones y hay cosas de ambos que no nos gustan.  Sin embargo, ha imperado el amor entre nosotros y "no se pone el sol sobre nuestro enojo" (Efesios 4.26); ambos siempre nos pedimos perdón y nos perdonamos cuando es necesario.  Así mismo, nos amamos profundamente, cada vez más y estamos prestos para apoyarnos.  ¿Cómo lo hemos hecho?  Ambos tenemos muy claro que ha sido posible porque Dios ha estado presente en nuestras vidas, y su amor es el que tiene la capacidad de trabajar y perdurar en nosotros.  El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 1a Corintios 13.4-7 NVI

Disfruten del matrimonio, les desea su amigo el Biblioguero.

-

domingo, 13 de mayo de 2012

¿Es sabia la naturaleza?


Es común escuchar frases como que "la naturaleza es muy sabia", que muchas veces se dicen por la admiración que nos provoca la armonía y el poder que observamos en ella, lo cual es perfectamente entendible.  Sin embargo, la idea tras frases como esa puede trascender un mero e inocente 'cliché', y tener un fondo muy relevante y equivocado a la vez.  Veamos porqué.

La impresionante naturaleza

"Los Pilares de la Creación", formación de gas interestelar en la Nebulosa  "Águila"

Sin duda, lo que observamos y conocemos de la naturaleza es francamente impresionante.  Si podemos ver el cielo nocturno fuera de la ciudad y despejado de nubes, podremos apreciar la inmensidad del universo (al menos como parece para nosotros), y quedar extasiados.  Más allá de lo que vemos a simple vista, las imágenes que conocemos por los telescopios, de diversas galaxias y nebulosas nos pueden quitar el aliento.  Nos sobrecoge el misterioso poder de los agujeros negros y nos hechiza el esplendor de las estrellas.  —Mira ahora los cielos y cuenta las estrellas, si es que las puedes contar. Génesis 15.5b RV95

Ya aquí en nuestra Tierra, su belleza es simplemente increíble.  Desde paisajes paradisíacos, hasta la belleza simple de una pequeña flor.  Encontramos una variedad tanto abrumadora como siempre sorprendente, en montañas, bosques, selvas, desiertos, glaciares y mares.  "Han aparecido las flores en la tierra; ha llegado el tiempo de la poda, y se oye la voz de la tórtola en nuestra tierra. Cantares 2.12 BLA

Lo bello de la naturaleza lo encontramos también en el maravilloso y exuberante mundo de la vida.  En el reino vegetal encontramos enormes árboles majestuosos, flores de todos los colores imaginables, frutos igualmente atractivos, y plantas muy sencillas pero bellas al fin.  En el reino animal no podemos cansarnos de observar su vasta diversidad, ya sea una imponente ballena, un magnífico tigre, una regia águila, un temible cocodrilo, o simplemente nuestro simpático perrito.  E hizo Dios los animales de la tierra según su especie, ganado según su especie y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Génesis 1.25 RV95

Y así podríamos seguir.  Por eso, siempre nos encanta salir de paseo fuera de la ciudad, admirar fotografías en la National Geographic, o ver algún muy buen documental sobre este tema.

¿Cómo pues no expresar nuestro respeto y admiración por algo tan extraordinario?  Porque podemos estar ...

Desconociendo a Dios

En otras entradas, hemos visto que mucha gente prefiere mantenerse alejada de Dios pues no le gusta la idea de una verdad absoluta, de un juicio sobre sus personas y de limitar sus vidas (ver entradas Relativismo espiritual o verdad absoluta y El rechazo a lo religioso - Parte 3).  Así pues, no pudiendo negar lo impresionante de la creación, optan por desconocer a Dios, tal vez no queriéndolo hacer muy explícitamente, pero a final de cuentas, haciéndolo al darle el crédito a la creación y no al Creador.

De esta manera, tal vez inconscientemente, evitan mencionar a Dios como el origen del poder, armonía, belleza y perfección que ven en la naturaleza, y sin pensarlo mucho, le atribuyen a ésta el mérito de sus cualidades, e incluso la pretenden sabia, amorosa, celosa o hasta vengativa.

Apelativos como "Madre Naturaleza" y "Madre Tierra" reflejan la idea anterior.  En todo caso, hasta aquí estamos tratando con una forma de pensar no muy elaborada que va desde, reitero, inocentes 'clichés', hasta una idea subyacente de rechazo a Dios, que aunque no vaya más allá de eso, ya es suficientemente mala.  Por lo tanto, no tienen excusa, ya que, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias. Al contrario, se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Romanos 1.20b-21 RV95

La deificación de la naturaleza

Yendo más lejos, encontraremos diversos grados de veneración, adoración o hasta deificación de la naturaleza.  Esto puede venir desde religiones primitivas, 'folklore' nativo, celo ecológico o filosofías 'new age'.

Pirámide del Sol en Teotihuacán, México, equinoccio de primavera

Por ejemplo, aquí en México, vemos que se puede caer en rendir tributo al sol, como es popular al acudir a las Pirámides de Teotihuacán en el equinoccio de primavera para "cargarse" de energía.  No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol, la luna, las estrellas y todo el ejército del cielo, te dejes seducir, te inclines ante ellos y los sirvas, porque Jehová, tu Dios, los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos. Deuteronomio 4.19 RV95  O a las montañas como algunos lo hacen al llevarle ofrendas al Popocatépetl, también llamado "Don Goyo", enorme volcán muy cercano a la Cd. de México que está dando signos de reactivación.


De la película Avatar de James Cameron (2009), se ha mencionado que cobijándose en principios ecológicos, se expone una creencia pagana de adoración a la naturaleza.  Los Na'vi (nombre parecido a la palabra hebrea para denominar a los profetas), nativos del planeta Pandora, veneran a un árbol mágico llamado Eywa (¿el árbol de la vida?), el cual se conecta con todo lo que conforma a su mundo Pandora, transmitiéndole vida y armonía.

Esto nos lleva al concepto de Gaia, nombre de una antigua diosa griega de la Tierra que algunos le dan a nuestro planeta, asumiéndola (a la Tierra) como un organismo vivo y consciente que mantiene un orden y estabilidad que sustentan la vida en ella.  Se sostiene que es a la Tierra a la que le debemos haber evolucionado y que es un ser espiritual con el cual debemos conectarnos para vivir en armonía con ella.

Incluso, el hecho de que Gaia sería una diosa, ha sido acogido con beneplácito por varios grupos feministas que ven con recelo la imagen masculina de Dios en las escrituras, lo cual es tema suficiente de otra entrada, pero baste decir que sería una razón tonta para desechar a Dios.  Engañoso es el encanto y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza. Proverbios 31.30 NVI

El daño a la naturaleza

Aunado a lo anterior, está el hecho de que la civilización se ha desarrollado en las últimas décadas dañando y destruyendo la naturaleza al ensuciarla y contaminarla, sobre-explotarla, arrasar con ella, matando a los animales muchas veces sin razón y con gran crueldad, o de plano extinguiéndolos, y en el máximo extremo, según se nos ha dicho, alterando el equilibrio climático con un proceso de calentamiento global que se estima que llegará a tener consecuencias nefastas para la vida en la Tierra.  Todo esto ha dado pie tanto a exacerbar la veneración a ésta, en un ánimo de defenderla, como de atacar a la cultura cristiana, a la que se le achaca la culpa de ello.

Se malinterpreta el siguiente pasaje:  Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla ... Génesis 1.28 RV95  Dios estaba muy complacido con la creación que había hecho.  Y vio Dios todo cuanto había hecho, y era bueno en gran manera. Génesis 1.31 RV95  ¿Estaría el complacido con lo que nosotros hemos hecho?


Ciertamente no ...  porque Dios no es un Dios de desorden sino de paz. 1a Corintios 14.33 NVI ... e instruye ... pero hágase todo decentemente y con orden. 1a Corintios 14.40 RV95

Al contrario, Dios sabe el mal que hemos hecho con su creación y también tiene previsto planes de liberación para ella.  Por tanto, también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora. Romanos 8.21-22 RV95

Así que vemos que es inexcusable darle honor a la creación y no al Creador.  Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder, la gloria, la victoria y la majestad. Tuyo es todo cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuyo también es el reino, y tú estás por encima de todo. 1a Crónicas 29:11 NVI

El Panteísmo y el Panenteísmo

Finalmente, están los que creen no ignorar a Dios, pero suponen que la creación misma es Dios; es decir, que todo lo que existe, desde el esplendoroso cielo sobre nuestras cabezas, hasta el gusano en la podredumbre, es Dios.  A esa creencia filosófica se le llama Panteísmo, que quiere decir que "todo es Dios".

O está el Panenteísmo, que acepta que el Creador y la creación sean entes separados, pero que creen que todos estamos en Dios, como si Él fuera el océano, y nosotros y el resto de la creación los peces.

Ambas posiciones están erradas, quienes las siguen ... Creen que lo saben todo, pero en realidad no saben nada. En vez de adorar al único y poderoso Dios, que vive para siempre, adoran a ídolos que ellos mismos se han hecho: ídolos con forma de seres humanos, mortales al fin y al cabo, o con forma de pájaros, de animales de cuatro patas y de serpientes. Romanos 8.22-23 TLA  Aunque este pasaje alude a la idolatría, el fondo es que no debe confundirse a Dios con lo creado.

Conclusión


La naturaleza no es sabia.  Lo invisible de él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible desde la creación del mundo y se puede discernir por medio de las cosas hechas. Romanos 1.20a RV95  Así que si ésta es impresionante, poderosa, bella, armoniosa y vemos perfección en ella, es porque así es Quien la creó, y a Él le debemos atribuir siempre todo el honor y toda la gloria.

Los saluda como siempre su amigo el Biblioguero.

-

domingo, 6 de mayo de 2012

Porqué es indispensable la fe


Una corriente de pensamiento que se ha promovido mucho de buen tiempo atrás, es que debemos prescindir de la fe, que es un estorbo, y que podemos y debemos bastarnos por nosotros mismos.  Podemos encontrar innumerables libros y cursos de mejora personal en los que veremos valiosos consejos para ser positivos y proactivos, alcanzar nuestras metas, realizar nuestras vidas y, en última instancia, ser felices.  También podemos ver películas y programas de televisión inspiradores y motivadores, con los que nos sentiremos reanimados y con nuevos bríos.  Lo más común es que en los mensajes transmitidos en todo esto, se nos diga que si aprovechamos bien nuestros talentos, podremos lograr nuestros objetivos y que "el cielo es el límite", y que no se mencione que podemos y debemos confiar en Dios.  Veamos porqué esta omisión no es ninguna cosa menor en absoluto.

Las lecciones del Titanic

El pasado 15 de Abril se cumplieron 100 años del hundimiento del "RMS (Royal Mail Ship) Titanic".  Es por demás conocida la historia de este gran trasatlántico inglés que en su viaje inaugural chocó con un 'iceberg', se hundió y perecieron 1,514 personas.


Dentro de esa historia, sabemos también que sus propietarios, la White Star Line, lo consideraban "inundible".  Habían ideado un ingenioso sistema de compartimentos que funcionaban de tal manera que si había una entrada de agua por alguno de ellos, podían aislarse de los demás con compuertas herméticas, de manera de que se limitara bastante el daño en cualquier parte del barco, y éste mantuviera a salvo a prácticamente todos sus pasajeros y tripulantes.

Por esa razón, el barco no estaba equipado con los suficientes botes salvavidas, pues los veían como innecesarios para un barco inundible que además perjudicaban su estética.  Así mismo, el capitán ignoró las advertencias sobre los 'icebergs' que recibieron de otros barcos y mantuvo una velocidad imprudentemente alta en las aguas en las que chocó con el 'iceberg'.

El resultado ha sido una de las peores tragedias marítimas en tiempos de paz.

En este caso tenemos un gran logro de la capacidad humana en el que la ingeniería contemplaba un sistema bastante bueno para evitar que el barco se hundiera.  Lo anterior, aunado a una tripulación experimentada, parecía más que suficiente para descartar que ocurriera una tragedia.  Pero eso fue precisamente lo que ocurrió.

Aquí vemos claramente manifestado el pecado de la soberbia al haber pensado en la grandeza y suficiencia del poder económico e intelectual de los creadores del Titanic.  Antes del quebranto está la soberbia, y antes de la caída, la altivez de espíritu. Proverbios 16.18 RV95  ¿Acaso es malo sentirse complacido y satisfecho con los logros alcanzados, sobre todo si son tan evidentes?  No necesariamente, la satisfacción del logro cumplido es sana y podemos gozarnos en ella.  Pero aunque ... No hay cosa mejor para el hombre que comer y beber, y gozar del fruto de su trabajo. Eclesiastés 2.24a RV95  Nunca debe faltar la humildad de reconocer que siempre, y a pesar de todo, dependemos de Dios.  La soberbia del hombre le acarrea humillación, pero al humilde de espíritu lo sustenta la honra. Proverbios 29.23 RV95  Y ... «Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes». 1a Pedro 5.5b RV95

Sobre esta tragedia, así como sobre muchos eventos similares, hay quienes creen que fue un castigo de Dios.  Así pues, para darnos una lección contra la soberbia, piensan que Dios dispuso que un enorme 'iceberg' se interpusiera en la ruta del Titanic para que éste se hundiera.  Pero aunque Dios, en su soberanía, puede decidir intervenir directamente para que paguemos las consecuencias de nuestros pecados, en su orden de las cosas, generalmente éstos acarrean sus consecuencias en forma inevitable.  En este caso, esta tragedia fue el resultado de que la tripulación navegó a una velocidad desaconsejable en unas aguas en las que no era inusual encontrar una gran cantidad de témpanos de hielo y los consecuentes 'icebergs'; que la tripulación ignoró advertencias que les hubieran hecho decidir cambiar de ruta o navegar más lentamente; que no se hubiera contado con los suficientes botes salvavidas; y que todo esto no hubiera sido producto de considerar que la construcción del barco y el sistema de múltiples compartimentos aislables, el cual era indudablemente un gran avance de la ingeniería e incrementaba muy bien la seguridad del barco, no eran ni a prueba de todo ni perfectos.  Los sabios heredan la honra, pero los necios cargan con su ignominia. Proverbios 3.35 RV95

Los imponderables

De todos modos, aunque se hubieran tomado decisiones acertadas en reconocer la vulnerabilidad de la embarcación al no ser "inundible", que se hubiera equipado con suficientes botes salvavidas, que se hubieran atendido las advertencias recibidas y se hubiera cambiado la ruta o por lo menos reducir la velocidad a una menos riesgosa, siempre hay imponderables (aunque los "hubieras" sí existieran).  De Jehová son los pasos del hombre; ¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino? Proverbios 20.24 RV60


Hay una serie en el Discovery Channel que lleva varias temporadas que se llama "'Mayday' Catástrofes Aéreas", en la que se expone cómo han ocurrido una gran cantidad de accidentes de aviones, muchos de ellos fatales con grandes pérdidas humanas, y provocados por causas que pueden ser tontas, absurdas y aparentemente nimias.  Se ha mostrado como errores de diseño, fallas de mantenimiento como algún tornillo o perno flojo, omisiones en el entrenamiento como un manejo algo brusco de algunos controles, una situación de enojo entre los tripulantes, descuidos de los controladores aéreos, etc., muchos de ellos aparentemente pequeños y que normalmente no debieran pasar a mayores, desencadenan tragedias.

Los círculos de influencia y preocupación

Un libro que me gustó hace ya algunos años, es el de "Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva" de Stephen Covey.  En ese libro se habla de 2 círculos:  El primero es el que encierra todas las cosas sobre las que podemos influir para lograr nuestros objetivos.  Y el segundo es el que contiene las cosas sobre las que nos preocupamos pero que no tenemos influencia o ésta es demasiado poca.


Así pues, hay cosas que podemos lograr a través de nuestro esfuerzo y talento para ganar nuestro sustento, obtener una satisfacción, hacer algo bueno, etc.  Pero hay otras cosas sobre la que no podemos hacer nada o, en el mejor de los casos, tenemos una gran incertidumbre sobre los resultados.  Hay que ocuparnos en el primer círculo y no en el segundo.  Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. Mateo 6.34 RV60

Dependiendo de las capacidades de cada uno, ya sea la auto-estima, la salud, las habilidades, los conocimientos, los contactos, la capacidad económica, el entorno, etc., podremos tener una idea de lo que podemos lograr.  Y hay otras cosas sobre las que nuestra influencia va de poca o incierta, a nula, como las decisiones de otra personas, las decisiones de una institución o corporación, la política nacional o mundial, el clima, los desastres naturales, los accidentes o la muerte.  ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? Mateo 6.27 NVI

En quien confiar

¿Qué hacer pues con el círculo de la preocupación?  Aunque sabemos que el angustiarnos no nos lleva a nada, no podemos evitar tener falta de paz.  Nos vemos pues en la necesidad de buscar quien nos ayude en esos terrenos inciertos.  Si nosotros mismos no podemos controlar todo, nadie, por muy poderoso que sea, lo podrá tampoco.  Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre. Es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los poderosos. Salmos 118.8-9 NVI  Podemos acudir a amuletos, talismanes de 'Feng Shui' o a una infinidad de filosofías o doctrinas equivocadas.  Pero todo eso sólo nos dará la ilusión de seguridad en el mejor de los casos, pues no sólo son falsas, sino que nos alejarán de la única fe verdadera (ver entradas Relativismo espiritual o verdad absoluta y Qué dice la Biblia sobre el ocultismo y el esoterismo).

En vez de preocuparnos, debemos confiar en Él, quien nos dijo:  »La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo. Juan 14.27 RV95  Y que ... Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmos 23.4 RV95

Pero incluso en nuestro círculo de influencia, aunque debemos aprovechar al máximo los talentos que Dios nos dio, llámense físicos, mentales, económicos, etc.; al final, dependemos de Él en cada segundo de nuestras vidas, por lo que el gozo que podamos tener por nuestros logros, siempre debe estar acompañado por la humildad de reconocer que al final del día, todo dependerá y se lo deberemos a Él.  Porque los ojos de Dios están sobre los caminos del hombre, y ve todos sus pasos. Job 34.21 RV95

¿Qué si las cosas no son propicias?  En el día del bien goza del bien; y en el día de la adversidad considera. Dios hizo tanto lo uno como lo otro, a fin de que el hombre nada halle después de él. Eclesiastés 7.14 RV60  Esto puede ser porque así lo dispuso Él y aún así debemos reconocerlo como nuestro Señor, pues con Él todo puede ayudarnos para bien.  Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados ... Romanos 8.28 RV95  O puede deberse a pecados o errores nuestros, al mundo tan imperfecto e injusto en el que vivimos, o incluso a Satán.  El punto no es quitarnos la responsabilidad de nuestras vidas y encontrar culpables, sino reconocer que aunque debamos asumirnos como los principales responsables de nosotros mismos, siempre debemos darle su lugar a Él.  En segundo lugar, pero también importante, también debemos reconocer las contribuciones de otras personas en nuestra vida (familia, amigos, compañeros, competidores, adversarios y hasta enemigos).


Como última reflexión:  Es un hecho demasiado obvio que no todo esté en nuestras manos pues, por mucho que nos creamos, no somos los amos del universo.  Pero sí unos seres que Dios quiere adoptar como hijos, y que por lo tanto, quiere que confiemos en Él como nuestro padre, ... pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el Espíritu de adopción, por el cual clamamos: «¡Abba, Padre!». Romanos 8.15 RV95

No andemos solos.  Su amigo el Biblioguero.

-

martes, 1 de mayo de 2012

El dilema de la fe vs. la razón


Se dice que tener fe implica que la razón ocupe "el asiento trasero" en la conducción de nuestras vidas y que, por ende, es de esperarse que se deba ser menos inteligente.  Incluso se asevera que la religión es para gente ignorante y que ésta promueve la ignorancia.  ¿Es esto así?  La respuesta depende de varios factores y la revisaremos en esta entrada.  (En la serie de entradas de El rechazo a lo religioso, repasamos varios argumentos esgrimidos por quienes optan por desentenderse de lo que suene a religión, y concretándonos al enfoque de este 'blog', al cristianismo.  Uno de los argumentos que se quedó en el tintero, tal como lo vimos en la entrada El rechazo a lo religioso - Parte 4, es el tema de ahora).

El caso de la razón


Precisamente sobre esto, en la revista Science acaban de publicar un artículo en el que se llevó a cabo un experimento de investigación en el que se encuentra una tendencia a la incredulidad o falta de fe, entre las personas que tienen un pensamiento más analítico (ver también comentario en revista Time).
Por ejemplo, una de las pruebas planteaba el siguiente problema:  "Un bat (o bate) y una bola cuestan $1.10 en total.  El bat cuesta $1.00 más que la bola.  ¿Cuánto cuesta la bola?"  La respuesta que viene al instante a la mente es 10¢; sin embargo, deteniéndose a analizar con más cuidado el problema, la respuesta es 5¢ ($1.05 del bat - $0.05 de la bola = $1.00 de diferencia).  Con ésta y otras pruebas, los investigadores Ara Norenzayan y Will Gervais de la Universidad de British Columbia en Canadá, llegaron a la conclusión anteriormente expuesta, al ver que los que respondieron correctamente, siendo más analíticos, también presentaban calificaciones más bajas en mediciones sobre su fe.
Ayn Rand fue una novelista y filósofa, autora de "La Virtud del Egoísmo" y "La Rebelión de Atlas" ("Atlas Shrugged"), quien creía que el principio moral rector de la vida era la búsqueda de la propia felicidad y que la razón era el único absoluto (ideas fuertemente arraigadas en nuestro mundo actual).  Nathaniel Branden, con un pensamiento afín pues estuvo asociado con ella y fue su pareja sentimental, escribió lo siguiente (traducción libre):
Cuando un hombre rechaza la razón como su estándar de juicio, sólo queda un estándar alterno para él:  Sus sentimientos.  Un místico es un hombre que trata sus sentimientos como herramientas de conocimiento.  Fe es la igualación de sentimiento con conocimiento.  Para practicar la "virtud" de la fe, uno tiene que estar dispuesto a suspender su vista y su juicio; uno tiene que estar dispuesto a vivir con lo ininteligible, con eso que no puede ser conceptualizado o integrado dentro del resto del conocimiento de uno, y a inducir un trance como ilusión de entendimiento.

En otras palabras, se equipara la fe con los sentimientos y se reitera la idea de que no caben juntas ésta y la razón; se le llama virtud entre comillas, o sea que realmente no lo es; y se dice que el objeto de la fe no puede integrarse al resto de lo que uno sabe.


Este argumento, tan negativo, ciertamente sí sucede, y puede observarse en fanatismo religioso y también político (cuando el objeto de la fe es un líder o una ideología política).  Mucha gente, manipulada y llevada por sus sentimientos, los que desafortunadamente pueden ser de odio, es capaz de actos tanto estúpidos como muy lamentables.  Los terroristas son el ejemplo extremo de esto.

Pero lo anterior caricaturiza a la fe, pues no es realmente como debe ser y, por supuesto, mucha gente no la practica así.

Paradójicamente, la fe también está presente en lo que supuestamente es su opuesto incompatible.

La fe en la razón y la ciencia

La razón es un atributo que tenemos los seres humanos para comprender el mundo que nos rodea.  Y la ciencia, en todas sus extensiones, nos ayuda a entender cómo funciona de acuerdo a observaciones explicables y predecibles.  Gracias a ambas, nos es posible vivir mejor y más tiempo, ser más productivos y, en un círculo virtuoso, ampliar aún más nuestros conocimientos.  No podemos dejar de mencionar que también nos hemos vuelto más letales y con una mucho mayor capacidad de destrucción en todos los órdenes (espiritual, humano, ecológico y económico).

Sin embargo, con todo el admirable avance logrado en la ciencia, hay demasiadas cosas importantes para las que no tenemos respuestas por parte de ella.  Veamos sólo algunas de ellas.

  • ¿De donde venimos?  Según la ciencia, de la nada y a través de un proceso fortuito (ver entradas Creación o Evolución y Dios no es necesario, según Stephen Hawking).  ¿Se ha probado esto?  Según los mismos supuestos de tiempo y espacio de la ciencia misma, estamos tremendamente limitados para poder hacerlo y, aunque no se reconoce, realmente sólo tenemos supuestos extremadamente aventurados que terminan demandando la misma fe que pretenden rechazar.

  • ¿Para qué vivimos?  La respuesta de la ciencia pura es que como animales que somos, para preservar nuestra especie y vivir lo más satisfechos que podamos.  Sería de esperar que seremos una especie más que llegó y finalmente se irá.  En lo que respecta a la vida de cada uno, veamos cómo se respondería a la siguiente pregunta.

  • ¿Cómo vivir?  Fuera de ciertas normas naturales de supervivencia, los mandamientos o las leyes morales terminan siendo subjetivas y producto de la evolución del pensamiento de diversas culturas, según sus circunstancias.  Así pues, realmente podríamos concluir que más nos valdría vivir simplemente como quisiéramos sin importar mucho lo demás (ver entrada El culto a la libertad).  Todos los que sin la Ley han pecado, sin la Ley también perecerán ... Romanos 2.12a RV95

  • ¿A dónde vamos?  Según los creyentes absolutos en la ciencia, no hay vida después de ésta, y nuestra única trascendencia se limitará a lo que recuerden de nosotros las generaciones que nos sigan y no más; pues después de todo, según la ciencia, sólo somos seres en un mundo de una pasmosa insignificancia en la vastedad del universo.

  • ¿Estamos solos?  Ya que no podemos ver directamente a Dios, Éste, por lo tanto, no debe existir y, en todo caso, "no es necesario".  ... el malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en ninguno de sus pensamientos. Salmos 10.4 RV95  Cualquier creencia en Él es pues, según la ciencia, meramente una creación conceptual nuestra, nacida de nuestra necesidad de sustento anímico, moral, y de trascendencia.

Y además de estas íntimas y profundas interrogantes, hay otros muchos misterios en el mundo para los que no hay respuesta en la ciencia, por no decir interrogantes de ésta misma, como la conciliación entre la Física Cuántica y la Teoría General de la Relatividad.

¿A dónde quiero llegar con todo esto?  No a demeritar a la razón y a la ciencia, pues éstas al final del día son intrínsecamente buenas.  Lo que las hace malas, es lo que hacemos con ellas.  Creo que hay que bajarlas del pedestal en el que las han subido como a un ídolo, y en las que muchos se ensoberbecen, pues es evidente que no podemos tener respuesta a todo a través de ellas.  ... porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres ... 1a Corintios 1.25a RV95

Cuando la fe no es buena

En cuanto a la fe, ésta por sí misma no es necesariamente buena.  ¿Porqué?  Porque depende del objeto de ésta.

Así como se idolatra a la ciencia pretendiendo que sirva más allá de su propósito de entender nuestro mundo físico, también se exalta a la fe despojándola de su verdadero destino, que es Dios.

Empecemos con la fe en la fe.  Comúnmente se dice que debemos tener fe en que algo sucederá, que nuestro propio deseo, con ser suficientemente fuerte será suficiente, para que "el universo conspire a nuestro favor" (según Paulo Coelho o la famosa Ley de la Atracción).  Si bien es innegable que hay que tener realmente una intención para lograr las cosas pues Dios mismo nos dice que nos esforcemos y seamos valientes (cf. Josué 1.9), es decir que trabajemos y seamos resueltos, debemos estar seguros del objeto de nuestra fe (ver entrada Relativismo espiritual o verdad absoluta).

Luego está la fe en uno mismo.  Ésta también es buena en el sentido de que Dios mismo quiere que nos amemos a nosotros mismos (cf. Mateo 22.39).  Aquí lo que tenemos que hacer es no quedarnos sólo con esta fe, pues ese es el mensaje que nos enseñan tantas películas y programas de héroes que solos pueden contra todo el mundo.

Está la fe en ídolos en los que se cree que con los rituales precisos y con una fervorosa adoración, se podrá invocar a los espíritus/santos/deidades que representen y así se podrá obtener el favor deseado.  A menudo se nos presenta esta fe como de gente con mucha devoción, la cual sólo podría ser encomiable, si se dirigiera al objetivo correcto (ver entrada Qué dice la Biblia sobre la idolatría).  Por esto mismo, poned toda diligencia en añadir a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento ... 2a Pedro 1.5 RV95

Y están muchas religiones vacías de Dios, muchas incluso que se ostentan como cristianas, que sólo buscan concentrar poder fanatizando la fe de muchas personas que realmente ni entienden en lo que creen.  ... pues vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oir, se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. 2a Timoteo 4.3-4 RV95

La fe que quiere Dios

¿Cuál es la fe que debemos tener?.  Respondiendo Jesús, les dijo: —Tened fe en Dios. Marcos 11.22 RV95  Dios es el que nos responde las preguntas últimas y más importantes en nuestras vidas, quien nos enseña cómo debemos vivir, nos acompaña en el proceso y nos espera al final de ésta.

¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el que discute asuntos de este mundo? ¿Acaso no ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Puesto que el mundo, mediante su sabiduría, no reconoció a Dios a través de las obras que manifiestan su sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. 1a Corintios 1.20-21 RV95  Efectivamente, el mundo con todo lo que sabe, ha caído en locas y erradas ideas, de tal forma que en lugar de reconocer la autoría y grandeza de Dios en su creación, consideran que no existe y no es necesario; por lo que Él se agrada en salvarnos por lo que es locura para estos llamados sabios.  Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura; y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 1a Corintios 2.14 RV95  Así mismo, Por la fe comprendemos que el universo fue hecho por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía. Hebreos 11.3 RV95  (No de la nada, como algunos prominentes científicos aducen).

Es una fe que Dios quiere que esté sustentada en su conocimiento para no caer en una fe vana.  Que abunden en ustedes la gracia y la paz por medio del conocimiento que tienen de Dios y de Jesús nuestro Señor. 2a Pedro 1.2 NVI  Si bien, tampoco requiere que pretendamos ser eruditos.  Y es que, para avergonzar a los sabios, Dios ha escogido a los que el mundo tiene por tontos ... 1a Corintios 1.27a DHH  ... para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. 1a Corintios 2.5 RV95  Su poder, tanto manifiesto en su creación como en lo que trabaje en nuestras propias vidas.


Y ese poder, que bendice nuestras vidas y nos lleva a la eternidad, del cual Él quiere hacernos partícipes, sólo podemos disfrutarlo creyendo en Él.  Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe y que recompensa a los que lo buscan. Hebreos 11.6 RV95  Buscándolo en su Palabra.  Así que la fe es por el oir, y el oir, por la palabra de Dios. Romanos 10.17 RV95


Concluimos pues, que la fe que Dios quiere no es meros sentimientos, pues para que sea realmente buena debe estar dirigida a Dios, que el conocimiento de su Palabra nos guía a ella, por lo que es falso que deba haber un divorcio con la razón, y que la fe nos da respuestas que no son evidentes para la razón.  Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11.1 RV95

Caminemos pues confiados en Dios ... porque por fe andamos, no por vista. 2a Corintios 5.7 RV95

Los saluda su amigo el Biblioguero

-