domingo, 22 de enero de 2012

Qué dice la Biblia sobre la Virgen María


La Virgen María es alguien de indiscutible importancia en el cristianismo sobre quien hay grandes diferencias acerca de cómo tratarla entre la población del mundo identificada como profesante de esta fe.  En un extremo, hay quienes la consideran la figura más importante de su devoción, y en el otro extremo, es sólo un personaje más, con posturas intermedias entre éstos.  ¿Cómo debemos tratar a esta figura del cristianismo?  Dada su importancia y los extremos que se dan alrededor de María, esto no es un asunto menor.  Siguiendo el enfoque de este 'blog', busquemos respuestas en lo que dice la Biblia sobre ella.

El nombre de María

El nombre María es la castellanización del hebreo Miriam (מרים) y el arameo Mariam.  Aunque hay muchas teorías sobre su significado, una de las de mayor sustento supone que este nombre viene de Egipto, ya que así se llamaba la hermana de Moisés y Aarón.  La mujer de Amram se llamó Jocabed, hija de Leví, que le nació a Leví en Egipto. Ella le dio de Amram estos hijos: Aarón, Moisés y María, su hermana. Números 26.59 RV95  Moisés es un nombre claramente egipcio (ejems. los faraones Ramsés y Tutmosis).  Y cuando el niño creció, se lo entregó a la hija del faraón, la cual lo crió como hijo suyo y le puso por nombre Moisés, diciendo: «Porque de las aguas lo saqué». Éxodo 2.10 RV95  También se consideran egipcios los nombres Aarón y María; así que si éste es el caso, María viene del vocablo egipcio 'merit' que significa "amada" (por cierto, también se considera que de un vocablo egipcio afín se origina la palabra "amor" en español - aunque sobre esto hay otras teorías).

Qué dice el Antiguo Testamento sobre María

La primera mención la podemos encontrar desde el Génesis mismo, cuando Dios le dijo a la serpiente que la simiente de Eva le heriría en la cabeza.  Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el talón. Génesis 3.15 RV95  Dado que tanto en la Biblia misma como en la cultura judía, la descendencia relevante provenía del hombre y no de la mujer, y la palabra "simiente" se aplica naturalmente en torno al hombre (heb. זרעך - también "semilla" y "semen"), ésta es la primer profecía sobre el nacimiento virginal de Jesús, quien vencerá a la serpiente (i.e. el diablo).  Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo ... Hebreos 2.14 RV95 (ver entrada ¿Cuál fue el famoso Pecado Original?).

Al gran profeta Isaías le fue revelada, entre muchas otras, una señal de cómo nacería el Mesías.  Por tanto, el Señor mismo os dará señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel.* Isaías 7.14 RV95 (* "Emanuel" significa "Dios con nosotros", y es uno de los apelativos que se refieren al Mesías en el Antiguo Testamento, y que se valida al haber estado precisamente Dios con nosotros en la persona de Jesús).  Hay un debate sobre la palabra "virgen" en este pasaje, porque no se emplea la palabra hebrea 'betulá' (בתולתא), que es la que se usa en todos los demás casos en que se refiere a una virgen en el Antiguo Testamento, sino la palabra 'almá' (עַלְמָה) que sólo se usa en este pasaje y que también significa "muchacha".  En lo personal, coincido con la generalidad de los estudiosos quienes interpretan que sí es un pasaje profético del nacimiento virginal de Cristo ya que, después de todo, la palabra también significa "virgen" y, de otra manera no podría entenderse como una "señal".

Otra mención de María la encontramos donde también se profetiza donde nacería Jesús.  Pero tú, Belén Efrata, tan pequeña entre las familias de Judá, de ti ha de salir el que será Señor en Israel; sus orígenes se remontan al inicio de los tiempos, a los días de la eternidad. Pero los dejará hasta el tiempo que dé a luz la que ha de dar a luz, y el resto de sus hermanos volverá junto a los hijos de Israel. Miqueas 5.2-3

Un pasaje de traducción muy difícil es:  ¿Hasta cuándo andarás errante, oh hija contumaz? Porque Jehová creará una cosa nueva sobre la tierra: la mujer rodeará al varón. Jeremías 31.22 RV60  No hay seguridad sobre qué exactamente significa "rodeará", se ha considerado que signifique "cortejará", pero dado que se habla sobre una "cosa nueva" creada por Dios, se considera una posible profecía sobre el nacimiento virginal de Jesús.  En todo caso, los primeros 2 pasajes mencionados en esta sección son suficientes para sustentar tal profecía.

Qué dice el Nuevo Testamento sobre María


Dado el conocimiento general sobre María, está de más decir que ella fue la madre de Jesús, concibiéndolo virginalmente del Espíritu Santo.  El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando comprometida María, su madre, con José, antes que vivieran juntos se halló que había concebido del Espíritu Santo. Mateo 1.18 RV95  El relato más completo lo encontramos en el Evangelio de Lucas.  Al sexto mes*, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Entrando el ángel a donde ella estaba, dijo: —¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Pero ella, cuando lo vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: —María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su Reino no tendrá fin. Entonces María preguntó al ángel —¿Cómo será esto?, pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: —El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que va a nacer será llamado Hijo de Dios. Lucas 1.26-35 RV95 (* Esto se refiere al tiempo de embarazo de su parienta Elisabet).

Es de llamar la atención, como la misma Enciclopedia Católica reconoce, que son relativamente pocas las menciones de María en el Nuevo Testamento, tanto así, que hay más en el Corán, el libro sagrado de la religión islámica que además es mucho más breve.  En el Evangelio de Lucas es en el que encontramos más información sobre ella, toda relacionada a la infancia de Jesús.  En el Evangelio de Mateo se le menciona bastante menos.  En los Evangelios de Marcos y Juan, sólo un par de veces en cada uno, y ni siquiera por su nombre.  En los libros de Hechos y de Gálatas se le menciona sólo una vez sin nombrarla.


Finalmente, en el libro de Apocalipsis hay una figura misteriosa que se ha asociado a la Virgen María, y con que se le representa en muchas de sus personificaciones o advocaciones (ver ilustración arriba).  Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Ella dio a luz un hijo varón, que va a regir a todas las naciones con vara de hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. La mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar preparado por Dios para ser sustentada allí por mil doscientos sesenta días.* Apocalipsis 12.1,5-6 RV95 (* Periodo de la Gran Tribulación, ver entrada Los últimos tiempos no son según Hollywood).  Sin embargo, también se le identifica como una alegoría del pueblo de Israel, basándose en el siguiente pasaje sobre el sueño de José (de ahí "José el Soñador"):  Después tuvo otro sueño y lo contó a sus hermanos. Les dijo: —He tenido otro sueño. Soñé que el sol, la luna y once estrellas se inclinaban hacia mí. Y lo contó a su padre y a sus hermanos; su padre le reprendió, y le dijo: —¿Qué sueño es este que tuviste? ¿Acaso vendremos yo, tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? Génesis 37.9-10 RV95 (Se mencionan sólo 11 estrellas pues José sería la doceava para completar las 12 tribus de Israel).

Qué NO dice la Biblia sobre María


La tradición del catolicismo, según la Enciclopedia Católica, recoge varios datos de libros apócrifos, como los nombres de los padres de María (Joaquín y Ana), y que ella misma hizo unos votos de virginidad en el templo con sólo 3 años de edad (cf. Protoevangelio de Santiago).  Los libros apócrifos no están incluidos en el canon de la Biblia por muchas razones; refiriéndonos ahora a los correspondientes al Nuevo Testamento, algunas de éstas son:  No fueron reconocidos por los primeros cristianos; mucho de su contenido no se apega a la doctrina de los libros que sí se reconocieron; fueron escritos en los siglos posteriores a los hechos narrados; muchos de ellos son de origen gnóstico, etc.  Este es todo un tema que merece ser objeto de una futura entrada.

Así mismo, en la Iglesia Católica se sostienen varios dogmas sobre ella como son "La Inmaculada Concepción de María", según la cual, ella, equiparándose en ese sentido con Jesús, fue concebida sin pecado (este dogma fue promulgado por el Papa Pío IX hasta el año 1854, el cual fue el primero que hizo un Papa por sí mismo sin la participación de un concilio), así como que fue perfectamente santa.  Pero sólo de Jesús se dice eso.  Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. 1a Juan 3.5 RV95  Además de que ella misma reconoció humildemente su condición en el cántico conocido como el 'Magnificat' (latín: mi alma magnifica), en el que le da gloria a Dios por lo que hizo en ella.  Entonces María dijo: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador, porque ha mirado la bajeza de su sierva, pues desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones, porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso. ¡Santo es su nombre, y su misericordia es de generación en generación a los que le temen! Lucas 1.46-50 RV95 (porción).  Así pues, por lo que sabemos de la Biblia, no podemos ni debemos negar que haya sido una muy gran mujer de Dios, pero tampoco que no haya sido un ser humano normal como todos.  Ya vimos que el único humano extraordinario en el sentido de su absoluta perfección moral, entre otras cosas, fue Jesús por ser el Cristo, el Mesías Dios Hijo.  Por otro lado, otros muy grandes personajes en la Biblia como Abraham, Jacob, José, David, Salomón, Pedro y Pablo, por mencionar a algunos, además de los grandes frutos que dieron, fueron hombres que también tuvieron, en mayor o menor medida, grandes fallas (ver entrada El rechazo a lo religioso - Parte 2).


Otro dogma dice que María permaneció siempre virgen, pero según la Biblia no fue así.  ¿No es este el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? ... Marcos 6.3a-b RV95  En aras de sostener su virginidad permanente, se argumenta que las palabras "hermanos" y "hermanas" no se refieren a un vínculo fraternal sino sólo de parentesco o espiritual.  Sin embargo, vemos que Ni aun sus hermanos creían en él. Juan 7.5 RV95  No habiendo coherencia con el argumento del vínculo espiritual (aunque esto no fue siempre así, incluso su hermano Jacobo, a quien se le llamó Santiago, fue un líder importantísimo de la iglesia y escribió la carta que lleva su nombre).  Además, en otros pasajes se diferencia claramente entre los de un vínculo familiar y los de uno espiritual.  Después de esto descendieron a Capernaúm él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y se quedaron allí no muchos días. Juan 2.12 RV95  Mientras él aún hablaba a la gente, su madre y sus hermanos estaban afuera y le querían hablar. Le dijo uno: —Tu madre y tus hermanos están afuera y te quieren hablar. Respondiendo él al que le decía esto, dijo: —¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: —Estos son mi madre y mis hermanos, pues todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre. Mateo 12.46-50 RV95  Finalmente, también se descarta el vínculo de parentesco y no de hermanos.  Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito, y le puso por nombre Jesús. Mateo 1.25 RV95  La palabra "primogénito" implica claramente que María tuvo a otros hijos.

¿Es esto una gran desilusión?  De ninguna manera, María debía ser virgen para concebir al Hijo de Dios porque ese fue el gran ministerio que Él le dio.  La formación espiritual de Jesús corrió básicamente por cuenta de Dios, como lo podemos apreciar cuando de niño, María y José lo encontraron hablando con los doctores de la Ley.  Y todos los que lo oían se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando lo vieron, se sorprendieron. Su madre le dijo: —Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos buscado con angustia. Entonces él les dijo: —¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? Pero ellos no entendieron lo que les dijo. Descendió con ellos y volvió a Nazaret, y les estaba sujeto. Su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres. Lucas 2.47-52 RV95  El sólo hecho que María, como madre, haya tenido más hijos no la hace ni más impura ni pecadora, ni afectó en forma alguna a la naturaleza de Jesús; ella simplemente hizo lo que una buena madre judía hacía.


Así como el dogma de "La Inmaculada Concepción de María", otro adoptado muy tardíamente es el de "La Asunción de María", que dice que ella ascendió al cielo en cuerpo y alma en forma similar a Jesús, lo cual no tiene ningún sustento bíblico sino sólo en tradiciones y escritos apócrifos muy posteriores a los tiempos de Jesús, y que fue declarado como dogma de fe hasta 1950 por el Papa Pío XII en la bula 'Munificentissimus Deus'.

De "Madre de Dios" a "Madre de la Iglesia"


En los primeros siglos, la fe cristiana fue atacada por diversas corrientes gnósticas, entre ellas que Jesús no fue humano sino sólo divino (paradójicamente lo opuesto a lo que ahora muchos creen).  Así que en el s.V D.C. hubo una controversia sobre el término griego 'Theotokos' que se traduce literalmente como "paridora de Dios" pero se conoce más como "Madre de Dios".  Algunos propusieron el término 'Christotokos' como "paridora de Cristo", el cual es, en principio, mucho más correcto, pero con la implicación de distanciarla de Dios, usando el término para significar que María parió a un hombre sin naturaleza divina, sobre quien Dios sobrepuso su naturaleza divina después; lo cual era una artimaña para negar la naturaleza doble y simultánea de Cristo como Dios-Hombre.  Él, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres. Filipenses 2.6-7 RV95

Así pues, en el Concilio de Efeso del mismo s.V D.C., se acordó aceptar el término 'Theokokos' como "Madre de Dios", en un afán centrado en defender la parte de la naturaleza humana de Jesús, no como una exaltación indebida a María, pues sabían que podía llega a interpretarse como que María fue madre de Jesús en lo divino, o hasta que está arriba de Él como su madre, siendo esto último uno de los extremos que ahora se dan en la práctica.

Sin embargo, desafortunadamente, a través de la historia y sobre todo de dogmas tardíos como los mencionados anteriormente, esto ha dado pie a una tendencia que hasta ahora ha culminado con la declaración de María como "Madre de la Iglesia", hecha por el Papa Pablo VI por iniciativa propia en el Concilio Vaticano II (1962-1965).  De esta manera, la persona de la Virgen María ha ido desplazando a Jesús de la fe de muchísimas personas en el mundo, pues hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre ... 1a Timoteo 2.5 RV95

La veneración / adoración de imágenes


Aparte de conocer a la Virgen María como Santa María, Madre de Jesús, "Madre de Dios", y otros apelativos más, hay numerosísimas personificaciones o advocaciones como La Vírgen de Guadalupe, Nuestra Señora de Fátima, de Lourdes, de Medugorje, etc., etc., etc. (tan sólo en España hay más de 200).  Esto agrava aún más la desviación de la voluntad de Dios al caer en la adoración de imágenes o ídolos, otro tema amplio sobre el cual trato en la entrada Qué dice la Biblia sobre la idolatría.

Conclusión

Quiero volver por un lado al indiscutible lugar preponderante que tiene María, la Virgen de la Biblia.  Elisabet, parienta de María, exclamó a gran voz: —Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. Lucas 1.42 RV95  Y como ella misma dijo que le dirían bienaventurada todas las generaciones (cf. Lucas 1.48).  Pero también a sus únicas palabras registradas durante la vida adulta de Jesús:  Su madre dijo a los que servían: —Haced todo lo que él os dijere. Juan 2.5 RV60  Hagamos eso pues, siguiendo lo que Dios nos dice en su Palabra.

Los saluda su amigo el Biblioguero.

-